Inicio Internacional Bolivia quiere recuperar la exportación de frutilla

Bolivia quiere recuperar la exportación de frutilla

Hace cinco años que Bolivia dejó de exportar el “oro rojo”, así es como llaman algunos productores de Comarapa a la frutilla.
Esta fruta es muy rica en sabor y en producción porque es una de las pocas que da frutos todo el año.
Según los datos del Instituto Boliviano del Comercio Exterior (IBCE), señalan que el país dejó de exportar desde el 2012, pero posiblemente las exportaciones de esta pequeña fruta comience a registrarse en la estadística nacional del próximo año porque hay un nuevo proyecto de 5 mil hectáreas de cultivo en Samaipata que tiene mirada para  los mercados de países sudamericanos y de ultramar.
Con miradas en el mercado exterior. José Carlo Fernández es el nuevo emprendedor que apostó por la producción y comercialización de la frutilla, la cual está en fase de implementación.
“De manera circunstancial, me  reencontré con un muy buen amigo chileno, hoy mi socio, con experiencia en el tema de agronegocios, y estamos hoy con Naturals Foods Bolivia, parte de un grupo con penetración en los mercados chileno, peruano y próximamente en Colombia”, sostuvo.
José Carlo aseguró que su proyecto contempla tener integración en toda la cadena y manejar el mix de producto óptimo, acorde al requerimiento, estándares de trazabilidad internacional, necesidad del mercado, como ser fresco, congelado, pulpa, entre otros.
Cultivos en Samaipata. Las nuevas cinco hectáreas de cultivo están en Samaipata. Fernández apostó a esas tierras por sus características climáticas y experiencia de zona en la producción de frutillas. “Una vez consolidando la producción, veremos otras zonas potenciales para este cultivo”, contó el nuevo productor antes de develar que según costos de mano de obra e insumos sin considerar el valor del suelo, han invertido 25.000 dólares por hectárea para la producción de este fruto rojo que tiene inversión chileno- boliviana con capitales propios de los socios.
Además de eso, señaló que están innovando con variedades, manejo técnico y tecnología de producción para así asegurar un “producto de calidad para el mercado interno y exportación”.
Exportaciones e importaciones de la frutilla. Jimena León, jefe de Unidad de Estadística del IBCE, indicó que el nivel de las exportaciones de frutilla es bajo, Bolivia exportó frutillas frescas entre el 2010 y 2012 por un volumen de 0,8 toneladas y 9.223 dólares americanos, pero también exportó entre el 2005 y 2012 frutilla en conserva por 37,6 toneladas generando 61.018 dólares, cabe mencionar que no se exportó en la gestión 2007 y 2009. Por su parte, las importaciones fueron constantes en el período 2000-2017, “llegaron a sumar 423 toneladas por un valor de 313 mil dólares, siendo el 90% frutilla en conserva, destacar que desde el 2015 Bolivia dejó de importar frutillas frescas”, explicó. Por su parte, José Carlo Fernández expresó la preocupación de crear cultura de exportación en el país. “Es muy importante que al igual que nuestros vecinos, los bolivianos empecemos a trabajar en crear cultura de exportación, trabajar en los protocolos y acuerdos técnicos y comerciales que nos pongan en el camino como los que hoy recorren países como Chile, Perú, Colombia, entre otros en la región.
Producción de la frutilla en Comarapa.  Kenny Veizaga, director de Desarrollo Productivo y Medio Ambiente del municipio de Comarapa, señaló que en el lugar hay más de 150 hectáreas de producción, siendo que se dio una reducción de 70 después de llegar al pico más alto en el año 2015 con 220 hectáreas. “Este semestre, la helada en la zona baja afectó la producción de 70 hectáreas y en la zona alta unas ocho hectáreas más”, indicó dejando en claro que los productores ya se están volviendo a  levantar con sus nuevas siembras.  Hay que señalar que la planta de la frutilla no es nacional, sino que es importada año a año.
“La planta madre es importada de Chile y Argentina, este año ingresarán 900 mil plantas”, dijo Kenny Veizaga. Y entre los costos, “la compra de 500 plantas de frutilla nos cuesta 1.250 bolivianos”,  ejemplificó Daniel Valverde, productor en Comarapa desde hace cinco años.
Una vez en tierra la planta tiene duración de un año, explicó 
La cosecha se da entre dos a tres veces por semana, siendo en primavera más intenso, la fruta después de la cosecha en un 90% tiene destino a los mercados de las ciudades de Santa Cruz, Cochabamba, Sucre, La Paz y otras ciudades del país, cubriendo casi el total de la demanda del mercado interno y el restante 10% es destinada a la transformación.
Procedimiento del cultivo de la frutilla en Comarapa
Colocación de la cinta de riego y mulch: Una vez construido el camellón se coloca la cinta de riego en el medio del mismo (con goteros cada 10 cm) Luego se cubre con mulch plástico (de 35 a 50 micrones) de 1.30 metro de ancho.
Plantación: Sobre el mulch se realizarán las marcas de plantación que será a tresbolillo. Luego se procede a plantar, utilizando plantas frescas iniciándose en el mes de marzo y finalizando en septiembre, comenzando en la zona baja y finalizando.
Las labores culturales durante el ciclo del cultivo de la frutilla, está en función a incidencias de las plagas, enfermedades y al requerimiento hídrico y nutricional. En el sistema de riego, la producción de frutillas en el municipio ha tenido un gran avance debido a los diferentes sistemas de riego que se han implementado. En la zona alta está la construcción de atajados para almacenar agua de las lluvias. En las comunidades de la zona baja se aplica el sistema de riego por goteo.
Fuente: eldia.com.bo