A pesar de que la temporada de lluvias arrancó en el centro y sur del país, 56 presas se encuentran por debajo del 20 por ciento de su capacidad total, además de que cinco en los estados de Michoacán, Querétaro, Sinaloa y Sonora se encuentran en cero por ciento de su almacenaje.

Las presas que no cuentan con agua son Copándaro, en Michoacán; San Ildefonso y La Llave, en Querétaro; Luis Donaldo Colosio, en Sinaloa, y Abelardo Rodríguez, en el estado de Sonora.

El gerente de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en la Ciudad de México, Miguel Gallegos Mora, aseguró a La Razón que las lluvias comenzaron en el centro, pero no en el norte del país, por eso las condiciones de sequía continúan hasta que la situación se normalice en los siguientes meses.

“Las lluvias sí comenzaron en el centro del país, pero no en el norte, por ello prevalecen las condiciones de sequía hasta que se normalice la situación en los siguientes meses; por ello, aún se sienten sus efectos”, destacó.

En este tenor, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) dio a conocer el registro de incrementos en siete embalses del país gracias a las primeras precipitaciones después de que el organismo reportó sequía el mes pasado en más del 80 por ciento del territorio nacional.

Los cuerpos de agua que se vieron beneficiados por las lluvias ocurridas entre el 10 y el 17 de mayo a lo largo del país fueron el sistema lagunario del río Tamesí y siete presas: Endhó, Valsequillo, Malpaso, El Cajón, El Caracol y Tepuxtepec.

Además, las precipitaciones permitieron suministrar agua para riego a 12 almacenamientos adicionales y mantener sus niveles estables.

Conagua señaló que el aumento en los niveles de estas presas de las regiones este, noreste, sur y oeste de México tienen incrementos de entre 14 y 37 millones de metros cúbicos respectivamente.

A pesar de ello, en el norte del país hay preocupación por los efectos de la temporada de estiaje que siguen dejando daños en cultivos y ganadería.

El presidente de la Comisión de Desarrollo y Conservación Rural, Agrícola y Autosuficiencia Alimentaria de la Cámara de Diputados, Eraclio Rodríguez Gómez, aseguró que la situación en el norte del país es crítica, porque a nivel nacional el campo de esa región aporta 60 por ciento de los granos en el país; sin embargo, por la falta de agua la han pasado muy mal.

“Sin agua está en riesgo toda la producción, ya que al momento hay una demanda de frijol en el país que no se ha podido cumplir por la falta del agua. Si bien se regulará en los siguientes meses el abasto, no es suficiente porque ya se afectó la siembra de maíz y todos los tipos de frijol”, explicó.

Los estados más afectados hasta el momento son Aguascalientes, Chihuahua, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Veracruz.

Absalón García Ochoa, de la misma comisión, señaló que es preocupante que en el país no haya agua para actividades básicas y siembra de semillas, por ello “se tienen que cuidar los pocos metros cúbicos de almacenaje en los estados para llegar ‘rozando’ a la temporada de lluvias”, dijo.

Erasmo González Robledo, de la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, aseguró que “en Tamaulipas se llegó a un momento de crisis muy intensa en semanas anteriores, ya que la poca agua que se extraía de las presas ya era salada y comenzaba a afectar a las casas”.

La razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.