La inteligencia artificial puede acelerar enormemente el desarrollo de nuevos antibióticos

La inteligencia artificial puede acelerar enormemente el desarrollo de nuevos antibióticos
junio 11, 2024 - by Internacional
Compartir en Redes Sociales

​La IA tiene el potencial de tener una influencia sustancial en la resistencia a los antimicrobianos y la detección de residuos de antibióticos en alimentos, como la carne y la leche
La inteligencia artificial (IA) se refiere a la capacidad de los sistemas computarizados o robots controlados por computadora para ejecutar tareas típicamente asociadas con seres inteligentes. En esencia, la IA representa la inteligencia artificial y emula funciones cognitivas como el aprendizaje y la resolución de problemas observadas en humanos y animales.

A pesar de su reconocimiento como materia académica en 1956, la IA siguió siendo un enfoque científico relativamente insignificante con aplicaciones prácticas limitadas durante muchos años hasta hace poco.

Por otro lado, la medicina veterinaria, un campo diverso que cubre áreas como la salud de las mascotas, la salud pública y de la población, las enfermedades zoonóticas y la producción animal, es paralela al impacto de la inteligencia artificial en varios dominios científicos como la filosofía, las matemáticas, la neurociencia, la cibernética, la ingeniería informática y las ciencias de datos.

La convergencia de estos dos campos expansivos y en evolución promete influirse mutuamente. En este sentido, los notables avances y posibilidades en el desarrollo, la aplicación y la integración clínica de la IA en la salud humana y animal presentan perspectivas apasionantes.

Por otra parte, en un estudio internacional se ha destacado y discutido el impacto potencial de varios aspectos de la IA en la práctica clínica veterinaria y la investigación biomédica, proponiendo esta tecnología como una herramienta clave para abordar los urgentes desafíos de salud global en diversos dominios.

La llegada de la inteligencia artificial a la Medicina Veterinaria abre nuevas vías para mejorar el bienestar de los animales y sus cuidadores. Sin embargo, estas prometedoras oportunidades también conllevan distintos desafíos que han sido explorados, particularmente en la comprensión, interpretación y adopción de una tecnología tan potente y emergente, dado el rápido ritmo y el dinamismo de la investigación y el desarrollo de productos comerciales.

AVANCES EN EL ÁMBITO DE LA CLÍNICA

La monitorización de los signos vitales es una evaluación preliminar esencial antes del diagnóstico y tratamiento de enfermedades en animales. Los dispositivos de monitoreo en tiempo real con análisis basados en inteligencia artificial “permiten el seguimiento remoto de indicadores de salud, lo que permite a los veterinarios monitorear las condiciones, identificar signos tempranos de deterioro y optimizar el tratamiento”.

Los sistemas de apoyo a las decisiones impulsados por IA, explican, ayudan a los veterinarios a elaborar planes de tratamiento personalizados, teniendo en cuenta factores como la genética del animal, el historial médico, la respuesta a la medicación y la susceptibilidad a la anafilaxia.

Esta mejora “ayuda a seleccionar medicamentos, calcular dosis y evaluar la eficacia de diferentes enfoques de tratamiento”. Así, utilizando un extenso análisis y modelado de datos, los sistemas de inteligencia artificial “brindan a los veterinarios recomendaciones basadas en evidencia y planes de tratamiento que cumplen con los estándares globales”.

Además de ser esencial para el diagnóstico y la evaluación del pronóstico, el seguimiento de la enfermedad a largo plazo “también es fundamental para evaluar los resultados de la terapia”.

Los autores ponen de ejemplo cómo en el sector lácteo se han estudiado modelos de aprendizaje automático, especialmente para la identificación de enfermedades como mastitis y cojeras.

LUCHA CONTRA LA RESISTENCIA ANTIBIÓTICA

La IA evalúa el perfil de salud único de cada animal, teniendo en cuenta las predisposiciones genéticas, la edad, la raza y el historial médico. Utilizando todos estos datos, se crean programas de tratamiento personalizados que se adaptan a los requisitos y rasgos únicos de cada paciente. Al evaluar la reacción del animal a la terapia, este método, señalan, optimiza los regímenes farmacéuticos y permite a los veterinarios modificar las dosis, tener en cuenta los posibles efectos secundarios y ajustar la estrategia de tratamiento en función de los datos actuales y las características únicas de cada paciente.

diario veterinario

Share this post? Facebook Twitter Linkedin

Informativo Arriba El Campo

Add your Comment