26 de Marzo: Día Mundial del Clima

26 de Marzo: Día Mundial del Clima
marzo 26, 2024 - by Local, slider
Compartir en Redes Sociales

Cada 26 de marzo, por resolución de Naciones Unidas, se conmemora el Día Mundial del Clima para concienciar a la población sobre la importancia que tienen nuestras acciones y actividades en la variación climática y para hacernos eco del problema con el fin de generar hábitos más acordes a la protección del medio ambiente.

El objetivo de este día es concientizar a la población sobre la importancia del clima por medio de la información, advertir sobre la adaptación al cambio climático y los riesgos subyacentes que atentan contra la humanidad, a diferentes escalas espaciales y temporales.

El término clima hace referencia a las condiciones más frecuentes de la atmósfera en una región de la superficie terrestre. Este es de vital importancia para la vegetación y la vida silvestre, ya que sin ella no se darían los procesos fisiológicos, la concepción y el crecimiento de los seres vivos.

El clima también se le atribuye a la intervención del hombre ya que este ha ocasionado una variación al cambio natural del clima, de ser algo que tardaría algunos años en pasar, el ritmo acelerado con el que crece la población, el desarrollo industrial, la emisión de gases de efecto invernadero, contaminación ambiental, la quema de combustibles fósiles, malas prácticas ambientales, deforestación y sobreexplotación de recursos naturales generan más rápido esta transición al cambio climático.

Por ejemplo, el adelgazamiento de los glaciares ha provocado un calentamiento de la tierra que podría representar un aumento de la temperatura hasta de 4.5°C hacia el año 2100, si no se adoptan medidas preventivas. 

Todo ello obliga a que organismos, asociaciones, así como gobiernos generen y apliquen políticas encaminadas a reducir los impactos negativos que afectan la calidad de vida de la sociedad civil y del medio ambiente.

Algunas acciones recomendadas son reducir, reutilizar y reciclar, usar menos plásticos, disminuir gases tóxicos, sembrar cada vez que se tala un árbol, ser responsable con el consumo de energía usando bombillas de bajo consumo utilizándose cuando sean necesario, utilizar menos los vehículos, usar aparatos que funcionen con pilas solo cuando sea necesario, utilizar el lavavajillas y la lavadora a su capacidad máxima y cuidar el agua reduciendo su consumo.

El cambio climático afecta sobremanera al mundo, las tormentas, con mayor frecuencia y fuerza, están destruyendo vidas, hogares. Las graves sequías están asfixiando los medios de vida rurales. El aumento del nivel del mar pone en peligro a las zonas bajas y a países insulares. Se espera que entre 2030 y 2050 se produzcan otras 250.000 muertes anuales relacionadas con el clima a causa de malnutrición, malaria y estrés térmico.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) en México expone que el cambio climático afecta a todas las personas, pero son las más pobres y las que se encuentran en situación de vulnerabilidad, especialmente mujeres y niñas, quienes más sufren las consecuencias de las crisis medioambientales, económicas y sociales.

Ante un panorama colmado de evidencias de amenazas naturales asociadas con las variaciones del clima del planeta y tomando en cuenta que en los escenarios a futuro se prevén efectos más complejos debemos recordar la importancia de:

– Respetar los acuerdos internacionales

– Promover legislaciones que protejan el medio ambiente

– Sustituir el uso de los combustibles fósiles por otras fuentes de energía alterna (energía eólica, energía solar).

– Usar, de manera más eficiente y racional, productos agroquímicos

– Invertir en sistemas de riego más eficientes con menores pérdidas de agua

– Contribuir con las actividades de reforestación, complementado con educación ambiental

– Promover la protección de los derechos humanos de las y los defensores que son perseguidos y asesinados por su activa protección del medio ambiente, usualmente en sus tierras de origen

En concordancia con el Acuerdo de París de diciembre de 2015, en la COP21 que entró en vigor en noviembre de 2016, para responder al cambio climático y contribuir a crear la resiliencia climática que el mundo necesita y demanda, se definió reducir, de forma contundente, las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y limitar el aumento global de la temperatura en este siglo a 2 grados, al tiempo de buscar medios para limitar el aumento, aún más, a 1.5 grados. Este acuerdo brinda un marco por el que deberán regirse los esfuerzos mundiales durante los próximos decenios.

Share this post? Facebook Twitter Linkedin

Informativo Arriba El Campo

Add your Comment