Inicio Internacional Trump está dispuesto a esperar un buen TLCAN 2.0, no importa cómo...

Trump está dispuesto a esperar un buen TLCAN 2.0, no importa cómo sea

148
0
Compartir

Cuando quedan alrededor de dos semanas para el que podría ser el último plazo para tener un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)este año, México y Canadá señalan que hay que tener un acuerdo… si el presidente Donald Trump quiere que así sea.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, hablando en una entrevista de Fox News el domingo, dijo que la prioridad de Trump es obtener un buen acuerdo, incluso si eso significa ignorar “cualquier fecha límite” para que los legisladores actuales lo aprueban.

Eso dejaría la votación al próximo Congreso, que podría no estar controlado por el Partido Republicano después de las elecciones de mitad de período en noviembre.

Mnuchin declaró este lunes a CNBC que la administración incluso estaría abierta a un llamado “acuerdo flaco” para el TLCAN, que implicaría hacer cambios menos significativos al pacto que no requerirían la aprobación del Congreso. Pero ese no es el objetivo actual de la Casa Blanca, afirmó.

“Por ahora, estamos enfocados en un nuevo TLCAN que pase por el Congreso”, aseguró.

Con una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China quedó “en espera” después de las negociaciones de la semana pasada, según dijo Mnuchin el domingo, la administración Trump tiene más espacio para volver al TLCAN.

La pregunta es si todas las partes están dispuestas a tener la “flexibilidad” que el jefe negociador de México dijo el sábado era necesaria para llegar a un acuerdo sobre los temas más difíciles.

“Siempre hay una posibilidad”, dijo Bruce Heyman, un exembajador estadounidense en Canadá durante el Gobierno de Barack Obama, a BNN Bloomberg TV el viernes, agregando que la “última etapa” de las conversaciones comerciales siempre es difícil.

“Creo que la verdadera pregunta que debe hacerse es: ¿la administración de Estados Unidos quiere un acuerdo o no? Creo que está ocurriendo un juego de “empujar y tirar” con los republicanos”.

Las conversaciones se han centrado últimamente en el sector automotriz. Estados Unidos quiere modificar las reglas para que se construya una mayor parte de un automóvil en América del Norte, y específicamente en su país.

La administración estadounidense ha suavizado algunas de sus propuestas, y el enviado de Canadá a Washington ha indicado que las partes están muy cerca de un acuerdo, pero se dice que Estados Unidos y México están en desacuerdo sobre una disposición para exigir que se construya una determinada proporción de los vehículos con mano de obra mejor remunerada.

Si se llega a un acuerdo sobre el tema automotriz, es posible que las demás cuestiones polémicas se resuelvan y se podría alcanzar rápidamente un acuerdo. Si cada tema requiere la misma atención que el sector automotriz, las conversaciones se prolongarán durante meses o más.

Otros temas conflictivos son la agricultura, una propuesta estadounidense para desmantelar el sistema de cuotas y aranceles de Canadá a su sector de productos lácteos, y sobre las demandas estadounidenses de una cláusula de caducidad a cinco años y eliminar algunos paneles de disputas, cada uno de los cuales fue mencionado como punto de fricción por el primer ministro canadiense Justin Trudeau la semana pasada.

Otro problema tiene que ver con las demandas de Estados Unidos de reducir el valor de los contratos con el Gobierno estadounidense concedidos a empresas canadienses y mexicanas.

Cualquier país puede abandonar el acuerdo actual del TLCAN con un aviso de seis meses. Ninguno ha dado ese aviso, aunque Trump ha amenazado regularmente con hacerlo.

El representante de Comercio estadounidenseRobert Lighthizer, puso un freno a las conversaciones al emitir una declaración el jueves por la noche diciendo que los países no están cerca de un acuerdo.

Hay “grandes diferencias” en áreas que incluyen autos, agricultura, propiedad intelectual y otros temas, aseguró. “Por supuesto, seguiremos participando en las negociaciones”, señaló.

Después de nueve meses de negociaciones, las naciones permanecen alejadas, mencionóMnuchin el domingo. “Así que ya sea que lo aprobemos en este Congreso o lo aprobemos en el nuevo Congreso, el presidente está determinado a que renegociemos el TLCAN”, dijo. “Eso es algo que estamos haciendo”.

Trudeau declaró durante un viaje a EU la semana pasada que hay un acuerdo sobre la mesa que cumple con los objetivos estadounidenses.

Los funcionarios de nivel inferior continúan las negociaciones. No está claro si los tres ministros también se reunirán esta semana.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, había dicho que el 17 de mayo era la fecha límite para notificar al Congreso de la intención de firmar un acuerdo, según los plazos de la ley de comercio de EU.

Desde entonces ha extendido ese plazo en una semana o dos lo que deja la fecha límite cerca de fines de mayo.

La opinión de Mnuchin se hace eco de la de Kevin Brady, el presidente republicano del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara, quien explicó el viernes que esperaba que las conversaciones continuaran de buena fe “ya sea que eso signifique una votación en el Congreso este año o el próximo”.

Los negociadores hasta ahora han completado nueve de los aproximadamente 30 capítulos de un acuerdo final, escribió el sábado en Twitter el principal negociador de TLCAN de México, Kenneth Smith Ramos. “La última milla requerirá flexibilidad de las tres partes para encontrar los saldos que nos permitan cerrar la negociación”, escribió.

fuente: El Financiero