Inicio Finanzas Tecnologías sustentables, clave para alcanzar las metas agroalimentarias

Tecnologías sustentables, clave para alcanzar las metas agroalimentarias

142
0
Compartir

Bram Govaerts, director mundial de Innovación Estratégica del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt), expuso que si México quiere alcanzar las metas que el nuevo gobierno federal se ha planteado en materia agroalimentaria, debe considerar la incorporación de tecnologías sustentables, asistencia técnica y la alianza entre todos los centros de investigación, instituciones de gobierno y la iniciativa privada.

En la Expo México Agroalimentaria Food Show 2018, dijo que el Proagro Productivo debe incluir la asistencia técnica para los pequeños agricultores, el uso de insumos como los biofertilizantes y sistemas como la labranza de conservación para incrementar la producción en forma sustentable.

Indicó que se debe reducir la brecha productiva entre los agricultores del norte y los del sureste mexicano, y consideró que para que el país sea autosuficiente se debe pensar en establecer alianzas público-privadas.

Subrayó que la producción de fertilizante químico consume entre 1 y 2 por ciento del abasto de energía en el mundo y que contribuye con seis por ciento a la emisión de gases de efecto invernadero. Ante esto, la opción es que la agricultura utilice un sistema de fertilización integral y sostenible.

Al presentar resultados de evaluaciones hechas en el Cimmyt con el programa Masagro y la aplicación de biofertilizantes y sistemas como labranza de conservación, Govaerts manifestó que la productividad se incrementó en una tonelada por hectárea y en Sonora alcanzó 1.5 toneladas.

El director de Biofábrica Siglo XXI y presidente del Consejo Mexicano de Agrobiotecnología, Marcel Morales Ibarra, propuso que Proagro incluya dentro de sus apoyos el uso de tecnologías sustentables como los biofertilizantes, biofungicidas o bioinsecticidas.

Resaltó que es necesario cambiar el sistema de producción agrícola actual, ya que de los fertilizantes químicos que se aplican a la planta sólo se aprovecha 20 por ciento y se desperdicia el 80 por ciento restante. A ello se deben sumar todos los efectos severos de contaminación sobre el medio ambiente. Los fertilizantes químicos son los más ineficientes, costosos y dañinos para el planeta, dijo.

En la conferencia denominada El Impacto del uso de biofertilizantes en la producción agrícola y su contribución a la producción de alimentos básicos, con motivo de la referida expo, se dieron a conocer 11 proyectos de investigación que se realizarán en colaboración entre la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias, y adicionalmente el proyecto de aplicación de biofertilizantes en distintas entidades del país.

Los biofertilizantes son abonos elaborados con bacterias y hongos, y microorganismos benéficos.

fuente: La Jornada