Inicio Internacional Tecnología: Luces led permiten la aceleración en el crecimiento de plantas hasta...

Tecnología: Luces led permiten la aceleración en el crecimiento de plantas hasta en 25%

153
0
Compartir

Luego de una década de “ensayo y error”, un grupo de científicos chilenos y australianos finalmente pueden demostrar que las luces LED tiene determinada capacidad para acelerar hasta en 25 % el crecimiento de las plantas desde que inicia la primera etapa de su desarrollo.

De acuerdo al estudio, cuya etapa final tuvo lugar durante los últimos 12 meses en suelo chileno, se comprobó la teoría de Ciencia Pura, agrupación de mentes maestras que lideran el proyecto y que trabajaron con especies como los arándanos, los cerezos, los nogales, los pinos, eucaliptos, entre otros tipos de árboles.

“Chile se está convirtiendo en una potencia regional en la producción de plantas de alta calidad y queremos colaborar para que esto se mantenga en el tiempo. Creemos que esta tecnología puede ser la base de futuros desarrollos en esta línea”, argumentó Juan Pablo Risopatrón, director de la investigación.

Según los detalles aportados por el especialista, el cultivo en el que ahora mismo trabajan posee almácigos muy pequeños en donde se almacenan una gran variedad de plantas, las cuales están dispuestas sobre repisas de gran tamaño, en donde están instaladas las conexiones de luz LED.

Risopatrón explicó que el sistema es tan sofisticado que es posible controlar estas luces a través de un sistema remoto que funciona con computadoras regulares. También subrayó que tentativamente han nombrado al proyecto como “ParaLed”.

Adelantó que esta obra ya funciona en 20 viveros chilenos, y que en una primera instancia han podido observar que no solo se acelera el crecimiento de las plantas, sino que la eficiencia energética supera el 70 %, si se compara con otras alternativas de iluminación ya utilizadas. “Es una forma de aumentar a calidad de las plantas, al tiempo que se reduce hasta en 90 % la emisión directa de calor”, sostuvo Juan Pablo Risoplatón.

Fuente: Economía y Negocios El Mercurio