Inicio Internacional Sin trabas para exportar, Argentina vuelve a ser una carnicería del mundo

Sin trabas para exportar, Argentina vuelve a ser una carnicería del mundo

48
0
Compartir
Tras haber logrado un récord en 2005, las exportaciones se derrumbaron durante el kirchnerismo. Pero 2018 será el mejor año desde 2009 y sin que se vea afectado el mercado interno. Hasta agosto, el crecimiento interanual fue de 128%.

La imagen que arroja el retrovisor es nítida: en 2005, Argentina logró su récord de exportacionesde carnes vacunas, con 771 mil toneladas, que la posicionaron como cuarta proveedora mundial en este rubro. Una década después, en 2015, la sucesión de trabas al comercio exterior impuestas por el kirchnerismo –Registros de Operaciones de Exportaciones (ROE), retenciones y tipo de cambio atrasado– hicieron que no se alcanzaran siquiera las 200 mil toneladas. Así, el país bajó al puesto 14 en el ranking y fue superado por naciones con tamaño de provincias, como Uruguay y Paraguay.

Estas nubes en el camino no fueron gratuitas para el sector frigorífico: en 2008, según estadísticas de la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne de Córdoba (Afic), había más de 30 establecimientos faenadores en la provincia. Diez años después, son 24 y, entre los que cerraron, hubo dos históricos que exportaban: Estancias del Sur, en Unquillo; y Col-Car, de Colonia Caroya.

Pero el parabrisas hoy muestra una ruta despejada para que Argentina siga recobrando el protagonismo que históricamente tuvo su carne en el imaginario global: en agosto, las exportaciones crecieron 128 por ciento anual y el acumulado del año alcanzó las 330 mil toneladas. Un dato elocuente: este guarismo supera al volumen enviado al extranjero durante todo el año pasado. Con una proyección de medio millón de toneladas para 2018, implica la vuelta del país al top ten, ubicándose entre el séptimo y octavo lugar del “campeonato” mundial de las carnes.

Se trata, además, de una buena noticia para una economía que adolece por la falta de dólares: el ingreso de divisas por exportaciones bovinas en ocho meses superó los 1.200 millones, la mayor cifra desde 1996, según la Secretaría de Agroindustria.

Y con un adicional relevante: el presente desmitifica también el latiguillo que repetía el exsecretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para frenar el comercio exterior bovino: “proteger la mesa de los argentinos”.

El boom exportador no afectó el consumo interno de carne bovina, que se ubica en 58 kilos por habitante al año, en línea con el promedio de la última década, de acuerdo a la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra).

Qué y quienes compran

Qué y quienes compran

Competitividad

El principal factor que ayuda a este renovado protagonismo de la carne argentina es la recuperación de competitividad.

Apenas asumió, Cambiemos no sólo eliminó los ROE y las retenciones a esta industria sino que la benefició con reintegros a la exportación, a lo que luego se sumó el aumento del dólar, que puso “barata” la carne local, en comparación con sus competidores mundiales. Recientemente, las necesidades fiscales obligaron a reducir los reintegros y reimplantar los derechos de exportación, pero la escalada del dólar hasta superar los 40 pesos mantiene el negocio con buenos márgenes.

Un informe del economista Juan Manuel Garzón, del Ieral de Fundación Mediterránea, es claro al respecto: desde la última gestión de Cristina Fernández, el tipo de cambio real de las carnes bovinas congeladas mejoró 87,6 por ciento. Es el tercer producto agroindustrial que más recuperó competitividad, sólo por detrás del maíz y el trigo.

“En los últimos tres años, hubo un cambio de condiciones muy claro: de un negocio exportador castigado a uno favorecido no sólo por las políticas sino también por la decisión de salir a buscar nuevos mercados”, amplió Garzón ante la consulta de La Voz.

Para el investigador, hay que tener en cuenta también que Argentina ha venido recuperando su stock ganadero desde el derrumbe de 2009 y eso significa más volúmenes disponibles de carne para exportar. Paralelamente, el mercado interno se achicó: reemplazó la carne bovina por una porción más grande de aviar y porcina.

En una línea similar opinó Daniel Urcía, director ejecutivo de Afic y vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra). “Este tipo de cambio, aun con retenciones y menos reintegros, alienta a incrementar las exportaciones. Y por ahora no es algo que complique al mercado interno, que está sobreabastecido porque la sequía obligó a los productores a enviar a faena más vacas de lo usual y por la alta oferta de sustitutos”, explicó.

Indicadores hechos carne

Indicadores hechos carne

Aspiradora asiática

El otro viento de cola es el sudeste asiático, la zona que más ciudadanos incorpora cada año a la clase media, lo que significa mejorar sus ingresos y, por ende, su alimentación. Enrique Erize, uno de los analistas de mercados agropecuarios más escuchados del país, lo repite en cuanta conferencia da: dentro de esa porción del globo terráqueo vive más gente que fuera de ella.

China es la cabeza de esta tendencia: demanda más de la mitad (53 por ciento, hasta agosto) de la carne que exporta la Argentina y se espera que esta proporción siga creciendo. Sucede que actualmente compra cortes congelados de baja calidad, pero ya firmó un acuerdo sanitario para incorporar enfriados de mayor precio.

“Lo que se exporta a China es vaca, un producto sin cabida en el mercado interno, que prefiere animales más jóvenes. Por eso el precio de exportación no tiene incidencia directa en el asado: el mercado externo ha venido desacoplado del interno”, resumió Urcía.

La voz