Inicio Finanzas Sin fertilizante, el campo pierde competitividad

Sin fertilizante, el campo pierde competitividad

66
0

En México, solamente 17 por ciento de los productores del país utilizan fertilizantes, lo que se traduce en baja productividad en el campo.

La principal causa es el costo de los fertilizantes, los cuales representan 30 por ciento dentro de los esquemas de operación, de acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

Por ejemplo, un cultivo de maíz sin fertilizar produce menos de una tonelada por hectárea, mientras que con fertilizantes supera las dos toneladas por hectárea.

En el caso de los granos básicos, rubro en el que México depende en 40% de importaciones, en el sur del país, que concentra menos del 20 por ciento de la producción, esta podría duplicarse con una fertilización adecuada, comentó Érick Ortiz, director general del Hub Guanajuato del Centro Internacional para el Mejoramiento del Maíz y Trigo (CIMMyT).

“Hay regiones donde el hecho de aplicar fertilizantes te puede incrementar sin problema en 100 por ciento el rendimiento, particularmente en zonas de temporal , donde no se utiliza”, dijo Ortiz a El Heraldo de México.

No obstante, a pesar de las bondades comprobadas de la fertilización, hay dos razones detrás de que menos de uno de cada cinco agricultores en el país los utilicen, ambas relacionadas con el aspecto económico.

Una de ellas es el riesgo que implica para los productores en zonas de temporal.

“Muchas veces la gente no fertiliza, aún teniendo los recursos, por cuestión de riesgos. En zonas de temporal el productor tiene la incertidumbre de cómo va a venir el año (las lluvias). Comprar fertilizantes implica una inversión y si tu zona es de alta variabilidad en el clima corres el riesgo de que esto no se aproveche. No sucede así en riego, donde la gente sabe que va recuperar la inversión”, indicó.

El segundo elemento es la disponibilidad económica para adquirir el insumo.

La inversión en fertilización varía dependiendo del tipo de cultivo. Datos de Sader indican que representa hasta 30 por ciento de la inversión para un cultivo.

Ortiz agrega que esto se trata en cultivos de riego, pues en los casos de cultivos de temporal el peso de la fertilización en los costos puede llegar hasta 50 por ciento.

En términos monetarios, un cultivo de maíz en Guanajuato con sistema de riego puede requerir entre ocho mil y 10 mil pesos por hectárea para fertilizar. Mientras que en Campeche un cultivo de temporal emplea entre tres mil y cinco mil pesos; la diferencia entre unos y otros está en los objetivos de rendimiento de cada uno.

México consume cinco millones de toneladas de fertilizantes.

fuente: Heraldo de México