Home Finanzas Sequía diezma ejido en Coahuila

Sequía diezma ejido en Coahuila

133
0
SHARE

Saltillo, Coahuila.- Histórica sequía en la zona ejidal en el sur de Saltillo amenaza con dejar pérdidas millonarias en la agricultura y la ganadería de la región; la falta de agua dejó campos completamente secos, milpas y labores estériles, y decenas de reses muertas y otras cientas “en las últimas”.

Hasta el momento, las pérdidas ascienden a varios miles de pesos, pero los ejidatarios calculan que, de no mejorar el clima, otras 300 vacas y becerros corren riesgo de morir por falta de pastura y agua.

Solamente en el ejido Presa de San Javier, que perteneció a la ex Hacienda La Ventura, son 200 las cabezas de ganado que “están en los huesos”, de acuerdo con el ejidatario Jesús Maldonado Tamayo.

‘Coyotes’ sacan partido de sequía

Estación Santa Elena es otro de los ejidos afectados por la sequía, ya que según información de los campesinos del lugar, 150 cabezas de ganado se encuentran en riesgo, “contando a las vacas y a los becerros, porque los animales no tienen leche para amamantar a sus crías”.

Los restos de los animales se encuentran por todos lados a lo largo de los más de 30 kilómetros que abarca la vía San Francisco-El Salvador, en su mayoría de terracería; la precaria situación económica de los ejidatarios no les permite comprar alimento para el ganado, “mucho menos las sales que necesitan para rendir bien”.

La situación de sequía es aprovechada por los “coyotes”, comerciantes de ganado que compran a bajo precio becerros y vacas para engordarlas en otras tierras y venderlas a mejor precio, “desafortunadamente se los tenemos que vender porque es la única entrada de dinero que tenemos”, comenta Pedro Otero, otro ejidatario.

Agricultura muerta

El caso de la agricultura no es mejor, decenas de hectáreas se han quedado sin cultivar y se han perdido labores de maíz y sorgo en buena parte de la zona, esto debido a que “hay ejidos que tienen estanques y de ahí riegan sus milpas, pero la mayoría nos quedamos sin agua”.

Por la región también se encuentra la exhacienda Jesús María, en ella “había condiciones para mantener cultivos, era una región próspera, pero la sequía, el calor nos están dejando más pobres de lo que ya éramos”, comentó Basilio Maldonado, quien ahora se dedica junto a otros campesinos a buscar la forma de rescatar por lo menos dos o tres de sus vacas, “las otras se van a morir, pero que nos quede algo”.

El Zócalo

Comments

Comentarios

LEAVE A REPLY