Inicio Internacional Rabobank pronostica un incremento en la complejidad y competitividad del comercio mundial...

Rabobank pronostica un incremento en la complejidad y competitividad del comercio mundial de carne de cerdo

279
0
Compartir

El comercio mundial de carne de cerdo ascendió a 8,3 millones de toneladas en 2017 y tuvo un valor de más de 18.000 millones de euros. Estos volúmenes representan solo el 7,5% de la producción mundial en 2017. Los cuatro mayores exportadores (la UE, EE. UU., Canadá y Brasil) exportan el 91% de estos volúmenes, excluido el comercio dentro de la UE. Desde 2010, el comercio mundial de carne de porcino ha aumentado en más del 37% a pesar de una ligera disminución en 2017, que se debió a la menor demanda de importaciones de China.

En los últimos años, los flujos comerciales no solo cambiaron en términos de volumen, sino que también se expandió el surtido de productos y los criterios de calidad que se ofrecen. Esto ha sido en respuesta a los hábitos cambiantes de los consumidores, que varían de un país a otro, y porque la mayoría de los compradores han estado desarrollando sus propias especificaciones de productos según lo que necesiten las materias primas importadas. Para tener éxito, los proveedores deben adaptarse a estos requisitos cada vez más complejos de los clientes.

Para maximizar el valor de todo el animal, los destinos de los productos deben distribuirse a nivel local, nacional y mundial. Cuando se trata de competencia entre empresas, es cada vez más importante tener acceso a los mercaods y lograr responder a las preferencias específicas del cliente. Las empresas cárnicas con una amplia gama de oportunidades de acceso al mercado, incluido el comercio electrónico, tienen una mayor capacidad para obtener mejores precios. Pero también es necesario tener disponiblidad y cantidad de producto para tener homogeneidad en la calidad y poder preparar contenedores de una forma rápida.

Los flujos hacia Asia han dominado el comercio mundial de carne de cerdo en los últimos años. Después de la pérdida de exportaciones a Rusia en 2014, los exportadores de América del Norte y Europa dieron la bienvenida a la demanda asiática adicional. En 2017, aproximadamente el 60% de sus productos exportados fue a Asia oriental, en comparación con el 40% en 2010. Dentro de Asia oriental, China es el país importador más importante en términos de volumen. Japón ocupa el segundo lugar en volumen, aunque el valor de los productos para Japón supera al de China.

Los productos cárnicos de bajo valor, como los recortes y los hombros, han comenzado gradualmente a ganar cuota de mercado en el mercado chino desde 2015. La demanda de productos y productos de alta calidad que se comercializan por motivos de seguridad alimentaria también se está desarrollando, especialmente en ciudades como Beijing y Shanghai.

Desde 2010, los volúmenes se han más que duplicado para alcanzar un volumen récord de 2 millones de toneladas de peso en canal en 2016, lo que representa una cuarta parte del comercio mundial.

En 2017, la UE suministró cerca del 60% de las importaciones chinas, y, de sus estados miembros, Alemania y España claramente tomaron la delantera, con una participación respectiva del 15% y 13% del comercio total. Canadá y Estados Unidos tienen cada uno una participación de alrededor del 12% de las importaciones de China. Las empresas cárnicas que no tienen acceso directo a China continental utilizan comerciantes en Hong Kong con acceso al mercado continental (el 11% de las importaciones chinas se canalizan de esta manera). Las importaciones podrían fluctuar en los próximos años, dependiendo de la oferta nacional y el desarrollo de la demanda.

Japón es un importador de productos de alta calidad, que son principalmente productos cárnicos elaborados. Estados Unidos y Canadá abastecen a Japón con más de la mitad de sus importaciones. Los exportadores de América del Norte pueden abastecer el mercado japonés en parte con carne fresca, mientras que la UE se centra en carne congelada. La UE tiene una participación del 31% en el mercado japonés y Dinamarca es el principal proveedor, aunque los volúmenes han disminuido en los últimos años. En 2017, España se benefició del aumento de las importaciones del 6% de Japón y aumentó sus exportaciones en un 23%. Los exportadores españoles tienen una industria moderna, acceso a volúmenes grandes (y en crecimiento) y son expertos en adaptarse a los requisitos del cliente. Japón está experimentando un cambio cultural desde el consumo de pescado a más carne de cerdo. Junto con la lenta disminución de la producción nacional, esto llevará a un aumento de las importaciones en los próximos años.

Las importaciones surcoreanas crecieron de 250.000 toneladas en 2010 a 900.000 toneladas en 2017. Estados Unidos y Alemania son sus proveedores más importantes: juntos representan el 56% de las importaciones totales. El mercado de Corea del Sur está cambiando hacia productos de mayor valor, como pancetas y cortes deshuesados, comparable a la demanda japonesa. La producción local no ha podido seguir la creciente demanda y, como resultado, habrá que importar más carne en los próximos años.

Por otro lado, en febrero de 2014, se detectó un caso de peste porcina africana (PPA) en Polonia, lo que llevó a Rusia a prohibir las importaciones procedentes de la UE. Por razones políticas, el comercio con los EE. UU. Y Canadá se suspendió en el mismo año. Solo Brasil ha conservado el acceso al mercado ruso desde ese momento, aunque se descubrió la ractopamina, una sustancia prohibida en Rusia, en un embarque de carne brasileño en diciembre de 2017 llevó a que Rusia emitiera una prohibición temporal a las exportaciones brasileñas. Es posible que esta operación se reinicie en 2018.

En 2013, Rusia importó más de 1 millón de toneladas en total, por lo que es el tercer mayor importador mundial de carne de cerdo, detrás de China y Japón, y la UE es el proveedor dominante. Desde entonces, las importaciones cayeron a menos de 300.000 toneladas en 2017, casi en su totalidad suministradas por Brasil. La reducción de las importaciones desde 2014 ha llevado a una menor oferta de carne y al aumento de los precios en el mercado ruso.

Las empresas rusas han respondido a estos precios más altos (y también a los incentivos gubernamentales) realizando grandes inversiones en la producción local. El fuerte crecimiento de la producción de Rusia significa que ahora es 94% autosuficiente en carne de cerdo. Rusia podría unirse a las filas de los países exportadores en los próximos años. Por el momento, esto se ve obstaculizado por la propagación de la peste porcina africana. Sin embargo, en 2017, los volúmenes exportados ya aumentaron por encima de las 100.000 toneladas, a destinos como Ucrania, Kazajstán y Hong Kong.

En el caso de la UE, exportó 2,9 millones de toneladas de carne de cerdo y subproductos en 2017, y más del 75% se destinó a Asia. Más del 40% de este volumen consiste en carnes y grasas, ya que no existe una demanda significativa de estos productos en la UE. La otra categoría principal de exportación son los recortes de hueso, que representan más del 35%. Dinamarca fue históricamente el exportador europeo más importante, pero en los últimos años, Alemania y España han tomado la delantera.

Dentro de la UE, la carne de porcino se comercializa fresca en la mayoría de los casos. Todos los países participan en el comercio dentro de la UE, con volúmenes que alcanzan los 8,8 millones de toneladas en 2017.

El aumento de la producción en los EE. UU. Hace que el país dependa cada vez más de las exportaciones. Exportó 2,6 millones de toneladas en 2017, en comparación con los 1,9 millones de toneladas en 2010. Un tercio de las exportaciones estadounidenses se destinan a México, donde es posible obtener un mejor valor para los jamones frescos, un corte con menor demanda en el mercado interno. Debido a la expansión de la producción, Estados Unidos deberá expandir sus exportaciones, especialmente si las importaciones mexicanas se debilitan con motivo de la imposición de aranceles de hace unas semanas.

Canadá exporta dos tercios de su producción porcina, cerca de 1,3 millones de toneladas en 2017. Más del 80% se destina a cuatro destinos: Estados Unidos, China, Japón y México. Tres cuartas partes de la exportación es carne, a menudo de valor añadido. El acuerdo económico y comercial global (CETA) entre la UE y Canadá proporciona a Canadá acceso a la UE con arancel cero. Los volúmenes exportados a la UE pueden aumentar gradualmente a 80.000 toneladas en los próximos años.

La producción brasileña se centra en las exportaciones. El consumo nacional de carne de cerdo tiene un promedio de menos de 15 kilogramos por persona y está aumentando lentamente. Las exportaciones han dependido de Rusia, que representó un tercio de las exportaciones totales hasta diciembre de 2017, cuando el país prohibió las importaciones desde Brasil. Aunque el comercio podría comenzar de nuevo en 2018, Brasil está tratando de diversificar sus exportaciones, centrándose en Asia. Por ejemplo, el mercado de Corea del Sur se abrió en Brasil en mayo de 2018 y se espera que los envíos de carne de cerdo comiencen a mediados de 2018.

Conclusión: el comercio continuará desarrollándose y la competencia se intensificará
El comercio del cerdo ciertamente continuará aumentando en el futuro y se espera que los cuatro principales exportadores (la UE, EE.UU., Canadá y Brasil) aumenten los volúmenes disponibles para los mercados mundiales. También hay que tener en cuenta que:
Rusia podría convertirse en un exportador neto en los próximos años.

Las importaciones a Asia seguirán aumentando. Se espera que las importaciones de China se mantengan en torno al nivel actual, pero estarán sujetas a fluctuaciones en función de la dinámica local de la oferta y la demanda. En varios otros países asiáticos, la disminución de la producción y el aumento de la demanda conducirán a más importaciones.
Los destinos sudamericanos y africanos aumentarán lentamente las importaciones en respuesta a la creciente demanda.

Los nuevos tratados de libre comercio y acuerdos bilaterales pueden permitir una mayor expansión del comercio
A pesar de que actualmente son insignificantes en los flujos de comercio mundial, los productos elaborados adicionales podrían convertirse en una parte más importante del comercio internacional.

Se espera que la competencia en el comercio porcino se intensifique. La competencia entre los exportadores aumentará para obtener el mejor valor de canal. Más que en el pasado, maximizar el valor de todos los productos será clave para la rentabilidad de las empresas. Los exportadores deberán estar presentes en un mayor número de mercados para garantizar las ventas y responder a los cambios en el comportamiento del consumidor. Las empresas exportadoras también tendrán que responder a formas innovadoras y modernas de comercialización y transporte.

Mientras tanto, los países importadores intentan constantemente mantener la presión sobre los precios aumentando el número de proveedores. La creación de relaciones sólidas y la adaptación de los productos a las necesidades del cliente puede en parte eludir la competencia de precios o al menos controlar mejor la volatilidad de los precios.

Además, el comercio porcino se volverá más complejo. Las cuestiones políticas, como la actual disputa comercial entre EE. UU. y China, y los problemas de salud animal (como PEDv y fiebre aftosa) seguirán afectando el comercio. Si un exportador tiene que lidiar con enfermedades animales, por ejemplo, los importadores buscarán otros proveedores. A su vez, las empresas que han implementado la diversificación regional podrían entonces acercarse al mercado desde un área de producción diferente

eurocarne