Inicio Nacional Más de 23 millones de boletas electorales serán utilizadas en las elecciones...

Más de 23 millones de boletas electorales serán utilizadas en las elecciones del 1 de julio

122
0
Compartir

Talleres Gráficos de México entregó al Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) más de 23 millones de boletas electorales que serán utilizadas en los comicios del 1 de julio, la cual será repartida a los 33 distritos electorales.

Yuri Beltrán Miranda, presidente de la Comisión Permanente de Organización Electoral y Geoestadística del IECM, informó que las boletas ya no podrán cambiarse en caso de que algún candidato decidiera declinar a favor de otro ni tampoco podrán sustituirse.

Ante notarios, las boletas electorales y la papelería electoral fueron subidas a dos camiones de fletes y mudanzas, acción que atestiguaron consejeros electorales capitalinos y representantes de los partidos políticos.

“Talleres gráficos tiene todavía que sacar producción de otras entidades federativas, ya los cambios que se registren en el futuro no podrían impactar en las boletas aunque medie una renuncia de algún o alguna candidata, porque ya fueron impresas y así lo reconoce la legislación mexicana”, explicó el consejero presidente.

En conferencia de prensa, informó que la distribución se hará en compañía de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México además de que se ha constatado que se tengan las medidas de seguridad previstas.

“La entrega nos apega al cronograma y nos permite saber que estaremos en tiempo entregando en los distritos”, señaló Beltrán quien dio a conocer que el costo de las boletas y la documentación electoral es de 50 millones de pesos.

Serán trasladadas un total de 23.7 millones boletas electorales que serán utilizadas para la elección de Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, 16 alcaldes y 66 diputados locales para el primer Congreso capitalino.

Así como 199,960 actas electorales, 437,250 documentos auxiliares y 42,000 mascarillas en sistema braille para ayudar a la población con discapacidad visual.

El economista