Inicio Finanzas Maíz, “talón de Aquiles” de productores mexicanos en TLCAN

Maíz, “talón de Aquiles” de productores mexicanos en TLCAN

335
0

Ciudad de México. El acuerdo comercial bilateral entre México y Estados Unidos es una buena noticia y es bienvenido ya que garantiza la estabilidad en el precio de la canasta básica como la tortilla, el huevo, la carne, la leche, los cuales no tendrán aumentos considerables en los próximos años, consideró Juan Pablo Rojas Pérez, presidente de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM).

Sin embargo, “el maíz, en este acuerdo comercial, es el talón de Aquiles de los productores y de la canasta básica”.

Explicó que este último punto se debe a que los negociadores mexicanos encabezados por el actual titular de la Secretaría de Economía, Ildefonso Guajardo, dejaron fuera de la negociación la diferenciación de precios entre maíz blanco y amarillo e incluso que su tratamiento quedará fuera del acuerdo.

“Lo anterior porque el maíz blanco debería tener un valor más alto que el amarillo”.

Destacó que ahora el maíz es un tema prioritario a atender sobre todo tras este acuerdo bilateral con Estados Unidos y se pronunció porque en la próxima administración federal que encabezará el actual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, los subsidios y recursos al campo “sean productivos e inteligentes” y no hacerlo de manera individual pues ello implicará una mayor dependencia alimentaria.

Consideró que si bien el sexenio de Enrique Peña Nieto, termina con una balanza comercial positiva, la brecha entre pequeños y grandes productores aumenta mientras que” el próximo gobierno no tiene claro para dónde va”. Rojas Pérez, insistió en que el problema es que “no se ve una política agrícola de apoyo al sector primario en momentos en que el presidente electo, López Obrador, ha hablado de la autosuficiencia alimentaria y por tanto debería trabajar en esas áreas con los productores”.

El dirigente de la CNPAMM, señaló que es prioridad que el nuevo titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Víctor Villalobos Arámbula, dialogue con los productores de maíz en este tema porque si bien ha habido acercamiento, sólo hay la promesa de tener un encuentro con la organización que agrupa a más de 200 mil maiceros, para la semana del 10 de septiembre.

“Hoy más que nunca es urgente una reunión con el equipo de transición, pues con el acuerdo bilateral México-Estados Unidos, los mexicanos debemos contar con una política agrícola integral y definida por lo que de manera organizada se pueden enfrentar este tipo de acuerdos”.

Un ejemplo de ello es que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ofreció 12 mil millones de dólares en subsidios a sus productores, pero no vemos, en el caso de México, cuál será la política agrícola para los mexicanos.

“Estados Unidos ve la capitalización de sus productores agrícolas, mientras que México solo ve cómo va a seguir subsidiando a pequeños y medianos productores”.

Dijo que la CNPAMM insistirá en que la inversión, los subsidios y el crédito sean a través de las organizaciones de productores para que esto se invierta en infraestructura, carreteras, silos y avances tecnológicos como lo hace Brasil, Argentina y Estados Unidos.

Detalló que la CNPAMM ya trabaja en las alianzas de la cadena de valor del maíz como es el sector ganadero y la industria. “Buscamos que los consumidores de este grano tengan contacto directo con el productor”.

Es momento de escuchar a los productores que saben de las necesidades de sus suelos, de sus fertilizantes, de sus ciclos productivos como el de primavera-verano que es el de mayor cosecha, lo que obliga a tener bodegas y silos para cerrar el paso a la importación.

Considero que si el gobierno ayuda, podría dar infraestructura en comodato a los productores través de Segalmex; asimismo el reto será que Sagarpa no atomice el presupuesto y pueda hacer las aportaciones, incluso, en especie para que en un periodo no muy largo garantice el pago de estas aportaciones para la compra de infraestructura vía la comercialización del maíz.

fuente: la jornada