Inicio Finanzas Fracking se ha utilizado en 22% de los pozos de los que...

Fracking se ha utilizado en 22% de los pozos de los que se extrae petróleo: Coldwell

159
0
Compartir

En México la Fractura Hidráulica o Fracking se ha utilizado en alrededor en 2 de cada 10 pozos convencionales en los que se extrae petróleo actualmente, afirmó el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, en su comparecencia ante la Cámara de Diputados este jueves.

“Cuando se habla del fracking o Fractura Hidráulica cuando se habla en México recientemente de este trema pareciera que es una tecnología novedosa, la verdad es que el fracking se están haciendo en México desde 1960. El 22% de los pozos que se han explotado en yacimientos convencionales han usado de alguna u otra forma fracking”, aseveró.

Ante el Pleno de la Cámara, Coldwell señaló que lo que ha cambiado en la actualidad es que en Estados Unidos de América se descubrió que dicha técnica es idónea para extraer gas natural.

“Con eso provocaron una gigantesca revolución productiva y económica… yo lamentaría el día que se apruebe una iniciativa de prohibir el Fracking de manera generalizada en nuestro país, sería un error, ese día va a haber una fiesta en Texas del regalo que les estamos dando los mexicanos porque nos condenaría a seguir importando gas, el 53% de nuestras reservas de gas están precisamente en recursos no convencionales y sólo los podemos extraer mediante la Fractura Hidráulica”, aseveró.

Asimismo, Coldwell indicó que con la Reforma Energética se establecieron regulaciones para la aplicación de la fracturación hidráulica en el país como que no se puede utilizar agua de consumo humano en la ejecución de la técnica de extracción.

El Fracking consiste en la inyección de agua a altas presiones que contiene químicos que ayudan a romper el subsuelo para poder extraer hidrocarburos.

Entre las críticas a la técnica está que la inyección de agua con químicos contamina de manera severa el subsuelo además de utilizar grandes cantidades de agua en zonas en las que escasea el vital líquido.

fuente: El Economista