Inicio Finanzas Exdelegados de la Sagarpa habrían desviado recursos

Exdelegados de la Sagarpa habrían desviado recursos

64
0
Compartir

Indicios de un posible contubernio entre los exdelegados de la Sagarpa en Yucatán Pablo Castro Alcocer (2015-2018) y José Lugo Maldonado (1984-1988), propietario actual de la empresa Copra, para desviar fondos del Programa de Tecnificación de Riegos comienzan a salir a la luz, luego de la entrevista que el pequeño ganadero de Tizimín Emiliano Chan Aguilar ha concedido al Diario y de la que hoy publicamos la segunda parte.

En la primera entrega, el productor relata cómo mediante engaños, empleados de esa empresa, especialista supuestamente en sistemas de riego, y de la Sagarpa le hicieron firmar una solicitud de apoyo para infraestructura de riego, diciéndole que era a fondo perdido cuando en realidad se trataba de un crédito.

La empresa nunca terminó de instalar el sistema de irrigación y Chan Aguilar, de 88 años y dueño de un rancho de 40 hectáreas, no pudo devolver el préstamo, de modo que la Sagarpa amenazó con embargar sus bienes.

En entrevista con el Diario, don Emiliano recuerda que en septiembre de 2016 un enviado de esa dependencia visitó su rancho y aprobó su solicitud que sería, le dijeron, a fondo perdido.

Poco después el empleado de Copra, Juan Solís, quien tramitó a su nombre la solicitud de crédito desde septiembre de 2016, lo llevó a las oficinas de esa empresa en Mérida, junto con otros pequeños ganaderos de Sucilá, “que también estaban tragando el anzuelo como yo”, dice Chan Aguilar.

“Allí nos dieron un montón de papeles. Firma aquí, firma aquí, nos indicaron. Yo les dije, y bueno, ¿qué es esto?”.

“Tú solo firma”, le respondieron.

Luego, el mismo empleado de Copra los llevó a la Sagarpa. Aquí están los productores, dijo en la recepción, según don Emiliano. “Muy bien, que firmen aquí y aquí, otra vez muchos papeles. No sé qué firmé, tal vez el papel que nunca debí haber firmado, pero no lo supe. Los de la Sagarpa me lo pusieron así, tapando con otra hoja el contenido, solo se veía la palabra acepto.

“Pensé que eso significaba que aceptaba que hicieran los trabajos en mi rancho, no que me comprometía con un crédito”, señala.

En un segundo viaje a Mérida, también llevados por gente de Copra, Chan Aguilar recibió los cheques con el dinero del crédito, en las oficinas de la Sagarpa, y como en la visita anterior, recuerda, “tampoco me dejaron leer los documentos”.

“Luego supe que había endosado los cheques a favor de Copra, con la que había firmado, también sin darme cuenta, un convenio para llevar al cabo los trabajos de riego en mi rancho”.

Según la normatividad, el productor debe cobrar los cheques y contratar a la empresa que realizará los trabajos, pero en este caso —como al parecer muchos más en el estado—, la dependencia designó a Copra.

Actualmente, esta compañía enfrenta varias demandas por incumplimiento de contrato. Asimismo, además de que desde hace un año abandonó sus oficinas en la colonia El Porvenir.

Según la profesora Lourdes Chan, hija del ganadero y quien lo acompaña en la entrevista, empleados de la Sagarpa le comentaron que Copra “simuló la emisión de facturas y luego las canceló”.

“Yo firmé todo confiado en que ampliarían mi sistema de riego”, relata don Emiliano. “¿Cuándo me iría a imaginar que firmaría algo que no me conviene, que cometería fraude? Nunca lo pensé, siempre creí que estaba tratando con una dependencia del gobierno incapaz de hacerme esto”.

Aunque Chan Aguilar endosó los cheques a Copra desde fines de 2016, pasaron varios meses sin saber de la empresa.

En marzo de 2017 se comunicó por teléfono con Juan Solís para reclamarle el atraso en los trabajos. Él le dijo que nada tenía que ver y que el encargado de la instalación del sistema de riego era un tal Juan Pablo, cuyo jefe y último responsable era Manuel Medina.

“Nunca traté con ellos personalmente, todo fue por teléfono”, afirma don Emiliano. “Fue debido a mi insistencia que hasta junio de ese año los de Copra pusieron en mi rancho la tubería superficial, no enterrada como se había acordado, y unas 80 llaves, dejando pendiente más tubos, el cañón central y otros equipos.

yucatan.com.mx