Inicio Finanzas En Oaxaca no hay permisos para cultivo de transgénicos

En Oaxaca no hay permisos para cultivo de transgénicos

229
0
Compartir

Considerado uno de los principales productores de semillas nativas, principalmente maíz, el estado de Oaxaca no cuenta con autorización para el cultivo de cultivos transgénicos, al igual que Tabasco, Guerrero y la Ciudad de México.

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) la última autorización se dio en el estado de Puebla, mientras que en otras entidades como Chiapas, Veracruz, Tamaulipas, San Luis Potosí, Quintana Roo, Yucatán y Campeche, los permisos fueron revocados por hacer cultivos en sitios no autorizados.

Actualmente son 20 entidades del país las que de 2005 a 2017 han tenido autorizaciones para cultivar organismos genéticamente modificados, entre ellos, Chihuahua, Coahuila, Sinaloa, Durango, Colima, Morelos, Jalisco, Nayarit, Querétaro, Zacatecas y Aguascalientes, entre otros.

Servidores públicos estatales y federales del sector refirieron que en Oaxaca la producción de semillas nativas y de productos híbridos, que no transgénicos, ha existido siempre y que en las comunidades tiene prioridad el cultivo de productos criollos, entre ellos el maíz, el frijol y el chile, entre otros.

Apuntaron que existe una variedad de maíces y otras semillas que son híbridas y que tienen resistencias a plagas y alcanzan una mayor producción pero de ninguna manera han sido modificados genéticamente.

“Hay que apoyar al campo. Sólo así la siembra de maíces y otras semillas transgénicas no se convertirán en una opción para el desarrollo del sector primario”, dice el dirigente campesino Roberto Hernández, quien señala que la producción de maíces de alto rendimiento tiene que ser prioridad en Oaxaca.

“Sin embargo, la producción de semillas nativas tiene que protegerse. Incluso es necesario contar con una ley de protección a las semillas criollas”, apuntó.

Aunque la autorización ha sido en otros estados, la preocupación siempre ha existido en los investigadores como Flavio Aragón Cuevas, quien sostiene que la comercialización de este tipo de productos en comunidades rurales podría contaminar los cultivos, sobre todo si los campesinos siembran la semilla por error.

Por ello, una de sus principales demandas es blindar los cultivos de maíces criollos en Oaxaca, para lo cual recomendó a los campesinos ser prudentes en el uso de las semillas que se producen en las regiones.

Aragón Cuevas inició desde hace varias décadas en el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias de Oaxaca una serie de investigaciones de más de 30 variedades de maíces criollas, debidamente resguardadas en un banco de germoplasma ubicado en el valle eteco.

Por su parte, José Márquez Pérez, presidente del Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca, principal promotor de las ferias estatales en defensa del maíz nativo, dice que en Oaxaca deben preservarse y cultivarse los maíces nativos, para cerrarle el paso al cultivo y la comercialización de productos transgénicos.

Por ello es que año con año impulsa muestras gastronómicas, concursos de totomoxtles y actividades artísticas donde se pondera la importancia de preservar los maíces nativos.

Asimismo indicó que es urgente fortalecer las estrategias para conservar, mejorar y hacer un mejor uso de las variedades nativas de maíz en Oaxaca.

fuente: tiempo