Inicio Estatal En México, uno de cada siete niños padece desnutrición crónica; necesario garantizar...

En México, uno de cada siete niños padece desnutrición crónica; necesario garantizar seguridad alimentaria

822
0
Compartir

Durante el foro “Alimentación, bienestar nacional”, diputados y expertos coincidieron en que se requieren políticas de Estado que garanticen la seguridad alimentaria para todos los mexicanos, ya que uno de cada siete niños padece desnutrición crónica y cuatro de cada 10 hogares presentan algún problema para obtener sus alimentos.

Al inaugurar el evento, organizado por la Comisión Especial de Alimentación, la coordinadora del grupo parlamentario de Morena, diputada Rocío Nahle García, dijo que el país requiere políticas públicas eficientes que permitan atender la problemática de la alimentación.

Comentó que esta comisión especial tendrá gran relevancia, sobre todo “cuando nuestro campo se encuentra abandonado, la desnutrición aumenta y existe una falta de producción de alimentos que nos ha llevado a una crisis alimentaria”.

Este foro, enfatizó, será importante para conocer, de viva voz, las propuestas y las opiniones de especialistas en la materia.

El presidente de la instancia legislativa, diputado Ariel Juárez Rodríguez (Morena), destacó que, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el mundo existen alrededor de mil millones de personas que padecen hambre.

En México, continuó, hasta 2015, de un total de 118 millones de mexicanos, 55.3 millones vivían en situación de pobreza; de éstos, 23.4 millones carecían del acceso a la alimentación, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“Estos datos muestran el gran reto que representa para el país garantizar la seguridad alimentaria de los mexicanos, lo que dependerá no sólo de elevar el poder adquisitivo actual del consumidor, sino de implantar políticas de producción y distribución de alimentos que ayuden a garantizar el acceso a una alimentación sana, en zonas rurales y urbanas del país”, precisó.

Por ello, propuso, el Estado mexicano, en sus diferentes órdenes de gobierno, debe coadyuvar para dar cumplimiento a pactos y convenios referentes a la alimentación.

Enfatizó que uno de los propósitos del foro es conocer, analizar y discutir la capacidad agroalimentaria de nuestro país, así como los mecanismos y medios necesarios para el acceso oportuno a costos moderados de alimentos de buena calidad, nutritivos y adecuados, “lo que no sucede en México”.

El integrante de la Comisión de Desarrollo Rural, diputado Carlos Hernández Mirón (PRD), señaló que el principal problema de los países del mundo es saber cómo van a alimentar a su población, por lo que México requiere generar una serie de mecanismos y políticas públicas que garanticen la seguridad alimentaria de los habitantes; sin embargo, no se podrán llevar acabo si no se tienen las condiciones económicas y presupuestales necesarias.

El también secretario de la Comisión Especial de Alimentación, comentó que este grupo de diputados deberá atender a niños y adultos, a fin de que tengan una buena nutrición. “Debemos reforzar las bases con las que ya se cuentan respecto a este tema y conocer las opiniones de especialistas al respecto”.

La integrante de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, diputada Laura Esquivel Valdés (Morena), precisó que, independientemente de las propuestas de políticas públicas que se generen, es indispensable que la población cuente con mejor y más información respecto a lo que consumen.

En la primera mesa: “Producción y distribución de alimentos en México”, el director general de Logística y Alimentación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Aníbal González Pedraza, resaltó que se realizan acciones en esa dependencia para que, en el 2030, México se convierta en líder mundial de productos agroalimentarios.

En seguridad alimentaria, continuó, “hemos trazado rutas en colaboración con la FAO para poder aprovechar los desperdicios de cosechas y el debido manejo del producto en términos de su comercialización”.

El director general adjunto de Análisis de la Pobreza del Coneval, Ricardo Aparicio Jiménez, destacó que en el país uno de cada siete niños padece desnutrición crónica, aunado a la grave desigualdad social que enfrenta México, donde las poblaciones indígenas sufren de dos a tres veces más desnutrición, pobreza y rezago educativo, de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud de este organismo.

Respeto a seguridad alimentaria, dijo que 60 por ciento de los hogares en México, es decir, cuatro de cada 10, presentan algún problema de inseguridad en cuanto a la obtención de su comida.

En este país, continuó, una de cada cinco personas no cuenta con dinero suficiente, incluyendo trasferencias públicas, para poder comprar la canasta básica. Ante ello, dijo, “uno de los retos es lograr una evolución de salarios, que se han deteriorado y a la fecha no se han podido recuperar”.

En conclusión, sostuvo que México no cuenta con una política de Estado capaz de mantener la seguridad alimentaria y que a la vez considere la economía, la seguridad social, la producción y el abasto de alimentos.

“Requerimos saber qué está pasando con el gasto en alimentación y el ingreso de los hogares; cuál es el consumo real de alimentos y qué tanto los puede obtener la gente. Se trata de un sistema de información sobre el derecho a la alimentación, más allá de lo que mida la pobreza”, agregó.

El investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA), Jesús Guzmán Flores, dijo que México padece un problema de hambre crónica, ya que el promedio de personas con este problema es de 22 millones, y va en aumento, por lo que se requieren adoptar medidas que permitan evitar una contingencia ambiental o económica.

Consideró que, aunado a problemas de hambre, existe una mala nutrición, donde las causas de muerte de la población adulta, de 15 a 64 años, son en su mayoría por diabetes, enfermedades cardiovasculares y tumores generados por el cáncer, padecimientos que tiene que ver con la deficiente alimentación.

Subrayó que actualmente el país no produce los alimentos suficientes y de calidad que logren satisfacer las necesidades de la población. “México debe generar políticas públicas claras y de información respecto a tener un consumo de alimentos adecuado y un sistema de producción óptimo que, además, proteja el medio ambiente”, añadió.

En la segunda mesa: “Alimentación, salud y bienestar social”, el investigador Abelardo Ávila Curiel, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, precisó que 100 mil mexicanos mueren cada año por diabetes y 250 mil por enfermedades generadas por sobrepeso y obesidad. “México es el primer lugar en obesidad infantil, por lo que la esperanza de vida de esos niños se acorta a más de la mitad por padecimientos generados por una mala nutrición”.

También participó la investigadora y académica de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, Hirán Morán Bañuelos, y Rafael Mier Sainz, de la Organización Tortilla de Maíz Mexicana.

Tu opinion nos importa: