Inicio Internacional El banco de semillas no es una opcion para mas de un...

El banco de semillas no es una opcion para mas de un tercio de las especies amenazadas

65
0
Compartir

El documento revela que al observar especies amenazadas, el 36 por ciento de las especies “en peligro crítico” producen semillas recalcitrantes. Esto significa que no pueden tolerar el proceso de secado y, por lo tanto, no se pueden congelar, el proceso clave por el que tienen que pasar para estar “almacenados” de manera segura.

En el documento, el científico de Kew, el Dr. John Dickie, la ex científica de Kew, la Dra. Sarah Wyse y la ex Directora de Ciencia de Kew Prof. Kathy Willis, encontraron que otras categorías amenazadas y la lista global de especies de árboles también contienen altas proporciones de especies que no son bancarizables incluyendo el 35% de las especies “vulnerables”, el 27% de las especies “en peligro de extinción” y el 33% de todas las especies de árboles.

Esto se produce después de que se publicó una investigación el año pasado que estima que alrededor del 8% de las plantas del mundo producen semillas recalcitrantes. Entre estas especies se encuentran importantes árboles del Reino Unido como robles, castañas de caballo y castañas dulces, así como alimentos básicos en todo el mundo como el aguacate, el cacao y el mango. Esta última investigación revela que la escala de plantas que no se pueden conservar en los bancos de semillas es mucho mayor para las especies amenazadas. El problema es particularmente grave para las especies de árboles, especialmente en los bosques húmedos tropicales, donde la mitad de las especies de árboles del dosel pueden ser inadecuadas para la banca.

Banco de semillas

Actualmente, el banco de semillas es la forma más común de conservar las plantas fuera de sus hábitats naturales. El banco de semillas funciona como una ‘póliza de seguro’ contra la extinción de plantas en el mundo, especialmente para aquellas que son raras, endémicas y económicamente importantes, para que puedan protegerse y utilizarse para el futuro.

Este tipo de conservación “ex situ” se prefiere por varias razones: permite la preservación de altos niveles de diversidad genética a un costo relativamente bajo en un espacio mínimo y se puede mantener por períodos comparativamente largos.

El banco de semillas no es una opción para más de un tercio de las especies amenazadas
Crédito: Royal Botanic Gardens, Kew

Sin embargo, esto no funciona para todas las semillas y este nuevo documento sugiere que existe una gran brecha de conocimiento sobre cuál de las plantas más raras, endémicas y económicamente importantes del mundo no es adecuada para la conservación en bancos de semillas. Para estimar por primera vez la extensión del problema, Wyse y Dickie desarrollaron un conjunto de modelos para predecir el posible comportamiento de las especies en el almacenamiento de semillas. Este análisis ha puesto de relieve que el objetivo de la Estrategia Global para la Conservación de Plantas (GSPC) de conservar el 75% de las especies de plantas amenazadas del mundo fuera de su hábitat natural para 2020 es prácticamente imposible.

Crioconservación

Wyse, Dickie y Willis, argumentan que se requieren técnicas alternativas para lograr el objetivo GSPC, probablemente utilizando crioconservación, una forma de preservación que utiliza nitrógeno líquido que ofrece una solución potencial de almacenamiento a largo plazo para semillas recalcitrantes. En los bancos de semillas, las semillas se secan y se congelan a -20 ° C, mientras que la crioconservación implica retirar el embrión de la semilla y luego usar nitrógeno líquido para congelarlo a una temperatura mucho más fría de -196 ° C.

Kew ha estado defendiendo el uso de la crioconservación en su mundialmente famoso Millennium Seed Bank (MSB) en Wakehurst durante varios años y lo describió como una prioridad clave para conservar las semillas del mundo en la Estrategia de Colecciones de Kew publicada este año. Kew pretende desarrollar un protocolo genérico para el almacenamiento de semillas recalcitrantes y poner en marcha el uso a gran escala de la crioconservación. Además de permitir el almacenamiento de especies “no bancarizadas”, la crioconservación también ayuda a prolongar la vida útil de las semillas ortodoxas que, de lo contrario, tienen vidas de almacenamiento demasiado cortas a -20 ° C.

En 2010, el científico Hew Pritchard y profesor de botánica de Kew en el Instituto de Botánica Kunming de CAS, De-Zhu Li, pidió una actualización de la Estrategia Global para la Conservación de Plantas para delinear objetivos claros de crioconservación para aumentar los esfuerzos de investigación en tecnología. Posteriormente, esto no sucedió y ahora Kew está pidiendo con urgencia que se priorice la crioconservación como una herramienta de conservación clave posterior a 2020, ya que es probable que nos brinde los mayores beneficios en la protección de especies “no bancarizadas”.

John Dickie, Jefe de Colecciones de Seed & Lab en el Millennium Seed Bank de Kew y uno de los autores del artículo, dice que “la conservación ex-situ de las plantas es más crítica que nunca, con muchas amenazas para las poblaciones de plantas, incluido el cambio climático. la conversión del hábitat y los patógenos de las plantas, debemos asegurarnos de que estamos haciendo todo lo posible para conservar las especies más importantes y amenazadas. Por más exitoso que sea el banco de semillas para algunas especies, no es adecuado para todas las plantas con semillas y necesitamos invertir en otras formas de proteger semillas recalcitrantes. Este documento muestra que necesitamos un mayor esfuerzo internacional para entender y aplicar técnicas alternativas como la crioconservación. que tienen el potencial de conservar muchas más especies de la extinción “.

MA