Inicio Estatal Discurso de AMLO, en su primer año de gobierno 2018-2019

Discurso de AMLO, en su primer año de gobierno 2018-2019

155
0

Versión estenográfica

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Amigas, amigos:

El cambio que estamos realizando está a la vista. En el periodo neoliberal se hacían leyes sin considerar el interés público. Ahora, las reformas a las Constitución tienen el propósito de garantizar el desarrollo del país y el bienestar del pueblo.

Por ejemplo, las principales reformas y leyes aprobadas por los legisladores han sido:

Las del combate a la corrupción:

La Ley de Austeridad Republicana.

La de Extinción de Dominio para recuperar y devolver al pueblo lo robado.

La reforma al artículo 28 de la Constitución para prohibir la devolución de impuestos.

La clasificación del robo de combustibles.

La evasión fiscal y el fraude electoral como delitos graves.

La eliminación del fuero al presidente para que pueda ser juzgado en funciones por cualquier delito.

La revocación de mandato.

La consulta popular.

La nueva ley laboral, que garantiza el voto libre, secreto y directo en los sindicatos.

La Ley de Salud, para garantizar a todos los mexicanos la atención médica y los medicamentos gratuitos.

La cancelación de la mal llamada reforma educativa, así como la reforma a la Constitución que permite a elementos del Ejército y la Marina participar en tareas de seguridad pública e instituye la Guardia Nacional.

Además, he enviado al Congreso una reforma para elevar a rango el derecho a las pensiones de adultos mayores y de personas con discapacidad, así como las becas a estudiantes pobres en todos los niveles de escolaridad.

En los hechos, pues, estas modificaciones configuran una nueva Constitución, que refleja las demandas y la voluntad del pueblo que decidió emprender la Cuarta Transformación de la vida pública del país de manera legal, democrática y pacífica.

Como lo he dicho muchas veces, la principal tarea de gobierno es desterrar la corrupción política. Estamos poniendo orden desde la cúpula del poder; por eso, estamos limpiando al gobierno de arriba para abajo, como se limpian las escaleras.

El robo de combustibles se ha reducido en 94 por ciento.

Asimismo, se prohibió la condonación de impuestos a grandes corporaciones empresariales y financieras.

Todas las compras del gobierno se hacen de manera consolidada y bajo la coordinación de la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda.

Este año, el ahorro por evitar la corrupción en la adquisición de bienes y servicios alcanzará la cifra de 200 mil millones de pesos.

El presupuesto, y este es un botón de muestra, el presupuesto de la Presidencia de la República pasó de tres mil 600 millones a 800 millones, una disminución del 75 por ciento. Esto es, en los hechos, la austeridad republicana.

La fórmula de acabar con la corrupción y reducir el costo del gobierno nos permite financiar el presupuesto sin aumentar impuestos, sin incrementar los precios de los combustibles y sin endeudar al país.

Los recursos destinados a financiar los programas sociales provienen de lo que se ahorra con el combate a la corrupción y con la eliminación de lujos y gastos suntuarios, superfluos en el gobierno.

Estamos aplicando una nueva política productiva para apoyar la economía popular, fortalecer el mercado interno, impulsar proyectos para el desarrollo regional, fomentar la participación de la iniciativa privada e intensificar la captación de inversión extranjera.

Para fortalecer la economía popular hemos priorizado la recuperación del campo. Se han entregado en forma directa apoyos económicos para la siembra a dos millones 109 ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios. Esto incluye a integrantes de comunidades indígenas y a cultivadores de caña y de café.

Se inició el programa de Crédito Ganadero a la Palabra en beneficio de siete mil 734 productores.

Este año, el programa Sembrando Vida se aplica en 575 mil hectáreas y ha permitido generar 230 mil empleos permanentes. El año próximo se extenderá a más de un millón de hectáreas y 430 mil empleos. El sembrador que cultiva su propia parcela recibe un apoyo de cinco mil pesos mensuales.

Así, arraigamos a los campesinos jóvenes a la tierra, reducimos la migración, vamos a producir madera, frutas y alimentos; rehabilitamos la selva, el bosque y rescatamos y protegemos la flora y la fauna nativa; en fin, se siembra vida.

Estamos evitando, además, la sobreexplotación de los mantos acuíferos e impulsando el crecimiento poblacional y las actividades productivas hacia el sureste, donde se encuentra el 70 por ciento del agua del país.

Se prohibió el empleo de semillas de maíz transgénico y la explotación de hidrocarburos con la práctica del fracking.

Hemos apoyado a pescadores mediante la simplificación de trámites para obtener permisos con reglas de sustentabilidad y les estamos otorgando ayuda económica de manera directa.

Este año fue creado el organismo público descentralizado Seguridad Alimentaria Mexicana, Segalmex, para administrar la política que establecimos de Precios de Garantía y atender el abasto popular.

Con el programa Tandas para el Bienestar se han otorgado 356 mil 500 créditos sin intereses ni papeleos a pequeños comerciantes, empresarios, artesanos y a quienes se ganan la vida como pueden.

Avanza en los municipios de Oaxaca la construcción de 109 caminos de concreto. Nosotros entregamos los recursos a las autoridades de usos y costumbres, ellos los manejan con honestidad y así se da empleo a mujeres y hombres de los mismos pueblos. Con estas pequeñas, pero importantes obras, se aminora la migración y se fortalece la vida familiar y comunitaria.

Debe reconocerse que un factor principal, que se oiga bien y que se oiga lejos, un factor principal para el fortalecimiento de la economía promovida desde abajo con la gente y para la gente ha sido la aportación de nuestros héroes vivientes, los migrantes mexicanos, quienes en los primeros nueve meses de este año enviaron remesas a sus familiares por 26 mil 980 millones de dólares, el monto más alto registrado en la historia.

Por otra parte, buscamos fortalecer el mercado interno mediante una política de recuperación salarial y una estrategia de creación masiva de empleos productivos.

En lo que va del año se crearon, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, 648 mil nuevos empleos, sin considerar los generados por los programas Sembrando Vida, Jóvenes Construyendo el Futuro, la construcción de caminos de mano de obra y otros que, en conjunto, superan el millón de empleos adicionales.

El salario mínimo aumentó en 16 por ciento, como no había ocurrido en 36 años de neoliberalismo. Según el IMSS, durante nuestro gobierno el promedio del salario obtenido por sus 20 millones 727 mil 424 afiliados aumentó a 11 mil 352 pesos mensuales.

Tenemos finanzas públicas sanas. De enero a octubre la recaudación de impuestos aumentó en 139 mil 699 millones en comparación con el año pasado, es decir, 1.6 por ciento en términos reales.

En octubre, la inflación anual fue de tres por ciento, la más baja desde septiembre del 2016.

Durante el tiempo que llevamos en el gobierno el peso, nuestra moneda, el peso se ha fortalecido cuatro por ciento con relación al dólar y la Bolsa de Valores se ha apreciado en dos por ciento.

Todavía no ha habido crecimiento económico como deseamos, pero existe una mejor distribución de la riqueza. El presupuesto público no se queda, como era antes, en pocas manos, sino llega a la mayoría de la gente.

Cumplimos un año de gobierno y, a diferencia de otros inicios de sexenio no hemos devuelto o condonado impuestos a patrocinadores de campañas políticas, no hemos privatizado bienes públicos ni hemos declarado la guerra a nadie, sólo a la corrupción y a la impunidad.

Hemos cumplido rigurosamente con todos los compromisos financieros. Se han pagado sueldos, prestaciones, pensiones a trabajadores, se han entregado las participaciones a estados y municipios en tiempo y forma, no hay demora en liquidar a proveedores; además, hemos cumplido con reconocer y hacer frente a la enorme deuda que heredamos de 10.8 billones de pesos. Hasta ahora hemos pagado, sólo de intereses, 454 mil millones de pesos.

Hemos iniciado los estudios de ingeniería básica del Tren Maya, que están en proceso y se terminarán el próximo 13 de este mes para realizar la licitación de esta importante obra que beneficia a cinco estados del sureste de México: Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Chiapas. Aclaro que el proyecto dependerá del resultado de la consulta que estamos haciendo en los municipios por donde pasará el nuevo ferrocarril.

Sobre el desarrollo integral del Istmo, ya se trabaja en la ampliación del puerto de Salina Cruz y será lo mismo en el Coatzacoalcos.

También inició la modernización de las vías del tren de carga de contenedores que conectará el océano Pacífico con el Atlántico. En esta franja estratégica de nuestro territorio se establecerá una Zona Libre o franca, es decir, se reducirán los impuestos y el precio de los energéticos para propiciar la instalación de parques industriales que generen empleos con buenos salarios.

Enfrentamos con éxito la actitud obstinada, caprichosa, de los conservadores corruptos, que recurrieron al sabotaje jurídico en la construcción del nuevo aeropuerto Felipe Ángeles, para lo cual presentaron 103 amparos con el propósito de evitar que iniciáramos los trabajos en Santa Lucía. No pudieron. Se impuso la razón y el derecho.

Y ya comenzó esa importante obra. Los ingenieros militares me han asegurado que inauguraremos el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México el 21 de marzo de 2022.

Desde enero de este año se inició el programa de la Zona Libre o franca a lo largo de los tres mil 180 kilómetros de frontera con Estados Unidos. Se redujo ahí el Impuesto Sobre la Renta al 20 por ciento, el IVA pasó del 16 al ocho por ciento, los combustibles se abarataron y aumentó al doble el salario mínimo.

Ya se creó la empresa Telecomunicaciones e Internet para Todos, filial de la Comisión Federal de Electricidad. Se obtuvo la concesión para ofrecer servicios de internet sin fines de lucro en todo México, en todo el país.

Es un orgullo informar que por primera vez en 14 años detuvimos la caída progresiva en la producción de petróleo. En 2018 la caída en la producción de petróleo fue equivalente a 200 mil barriles diarios y en lo que va de este gobierno no sólo no hemos perdido producción, sino que a finales de este mes de diciembre estaremos extrayendo 50 mil barriles diarios adicionales.

Se están rehabilitando las seis refinerías del país, cuya producción pasó del 32 al 40 por ciento de su capacidad.

Ya se comenzó a construir la nueva refinería de Dos Bocas, Paraíso, Tabasco.

La inversión para la construcción y el mantenimiento de carreteras y caminos rurales este año es de 42 mil 500 millones de pesos, de cuyo monto casi la mitad, 20 mil millones, se destinan a la conservación de la red de carreteras del país. Algo que nunca había sucedido.

Concluyó la construcción del Túnel Emisor Oriente. Con esta obra se evitarán inundaciones en buena parte del Valle de México.

También se terminará en este año el Tren Ligero de Guadalajara y se continúa construyendo el de Toluca a la Ciudad de México.

La participación de la iniciativa privada en el desarrollo de México es una realidad, positiva y necesaria. Hace unos días acordamos un plan conjunto para la construcción de obras de infraestructura con 134 proyectos y una inversión de 709 mil millones de pesos.

Destaco también que se llegó a un arreglo con las empresas nacionales y extranjeras que construyeron gasoductos. Se acordó reconocer los contratos suscritos por la pasada administración, pero se redujo la tarifa y se obtuvo un ahorro de cuatro mil 500 millones de dólares para la Comisión Federal de Electricidad.

Con este arreglo también queda garantizado para los próximos 20 años el abasto de gas, materia prima fundamental para la generación de electricidad y para el desarrollo de México.

En cuanto a la inversión extranjera, en los primeros nueve meses de este año se captaron 26 mil millones de dólares, la cifra más alta en la historia de nuestro país.

De enero a octubre de 2019 nuestras exportaciones sumaron más de 384 mil millones de dólares, un incremento del tres por ciento en relación con el mismo periodo del año pasado.

Este año, el turismo ha crecido más que en 2018. De enero a septiembre llegaron 32 millones de turistas internacionales, 7.6 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado, con una derrama económica de 18 mil 562 millones de dólares, 11.3 por ciento más que antes.

Quiero destacar la eficaz y oportuna intervención de la Secretaría de Marina para mantener libres de sargazo nuestras playas en el Caribe.

Agrego que ya somos el principal socio comercial de Estados Unidos y considero que el nuevo tratado comercial será pronto, muy pronto aprobado, más temprano que tarde, en los congresos de ese país y de Canadá.

Estamos comprometidos, sobre todo en lograr un objetivo superior: el bienestar general de la población, bienestar material y bienestar del alma, bienestar espiritual.

Ya está llegando a la mitad de los hogares mexicanos cuando menos un programa para el bienestar y en los pueblos indígenas, algo que nos llena de orgullo por lo que implica de humanismo y que estoy seguro nos hace sentir a todos muy contentos, en los pueblos indígenas el 95 por ciento de los hogares ya cuenta con al menos un apoyo de un programa de bienestar y pronto va a ser el 100 por ciento de los hogares indígenas. Porque por el bien de todos, primero los pobres.

Informo que ocho millones de adultos mayores han recibido sus pensiones de dos mil 500 pesos bimestrales, el doble de lo que obtenían antes. Este apoyo aumentará conforme a la inflación, así está ya considerado en el presupuesto para el año próximo e incluye tanto a quienes reciben una pensión contributiva como a quienes no tenían ningún ingreso; es decir, se convirtió en un derecho universal.

Se apoya hasta ahora a 790 mil personas con discapacidad, en especial a niñas, niños pobres con una pensión también de dos mil 550 pesos bimestrales. Pronto llegaremos a un millón de beneficiarios. No va a quedar una niña, un niño pobre con discapacidad sin recibir su apoyo, su pensión.

Se otorgan becas de mil 600 pesos bimestrales a estudiantes pobres, de preescolar, primaria y secundaria. En el caso de estudiantes de preparatoria el apoyo es para todos, es universal. Se otorga a todos los adolescentes de 15 a 18 años en promedio.

Les quiero compartir esta experiencia. Del ciclo anterior a este nuevo ciclo escolar aumentó la matrícula en el nivel medio superior en 20 por ciento, se inscribieron más estudiantes este año. Bajó la deserción y en algo ha ayudado lo de la beca universal.

Voy a los pueblos y me dicen los jóvenes: ‘¿Y la beca?, ¿la beca?’ Pues va a haber becas para todos los estudiantes. Es un millón de veces mejor tener a los jóvenes estudiando que tenerlos en la calle; además, la educación no es un privilegio, es un derecho del pueblo.

A nivel superior, a nivel universitario, se ayuda a 300 mil jóvenes con becas de dos mil 400 pesos mensuales. En total más de 10 millones de estudiantes están recibiendo una beca, lo que significa una inversión anual, que no gasto, de 60 mil millones de pesos.

Jóvenes Construyendo el Futuro ha dado trabajo como aprendices a 930 mil jóvenes que antes eran discriminados y calificados como ninis. El gobierno federal ahora les otorga una beca mensual de tres mil 600 pesos para que se capaciten durante un año en empresas, talleres, instituciones públicas y organizaciones sociales, lo que facilita su inserción exitosa en el ámbito laboral e impide que sean enganchados por la delincuencia.

El Programa Nacional de Reconstrucción atiende a la población afectada por los sismos de septiembre de 2017 y febrero de 2018, y ha dado apoyos para vivienda a 13 mil 805 familias.

Están en reconstrucción, escuelas, centros de salud y se avanza en la restauración de templos y otros espacios catalogados como patrimonio histórico.

Hemos comenzado el Programa de Mejoramiento Urbano y Vivienda, tanto en ciudades de la frontera norte como en los polos de desarrollo turístico para aminorar el contraste entre zonas con hoteles de gran lujo y colonias marginadas. Este programa está dando frutos en Tijuana, Mexicali, San Luis Río Colorado, Nogales, Ciudad Juárez, Acuña, Piedras Negras, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros. Todas, ciudades fronterizas; así como en colonias marginadas de cuatro centros turísticos: en Los Cabos, Bahía de Banderas, Acapulco y Playa del Carmen en Quintana Roo. A la fecha suman 18 mil 455 acciones de vivienda y se ha iniciado la introducción de agua, drenaje, pavimento y otros servicios, así como la escrituración en colonias populares de 14 ciudades del país.

El Infonavit ha reestructurado 147 mil 523 créditos de vivienda en beneficio de trabajadores que pagaban deudas que crecían en vez de disminuir.

A quienes hayan cubierto el 90 por ciento de su crédito se les condonará el resto y podrán recibir sus escrituras. Esta modalidad ha beneficiado ya a 31 mil familias. Además, nadie en este tiempo ha sido desalojado de su departamento o vivienda, como sucedía cuando se vendían las llamadas carteras vencidas a ‘coyotes’, despachos de cobranza o a traficantes de influencia.

La gran mayoría de la población en situación de pobreza en comunidades apartadas no puede, no tiene acceso al sistema bancario. Para remediar esta situación, el gobierno federal ha creado el Banco del Bienestar, cuyo propósito principal es dispersar recursos con tarjetas a beneficiarios de todos los programas sociales.

El año próximo el Banco de Bienestar pasará de 433 sucursales a 13 mil en todo el territorio nacional. Será el banco con a más amplia y mejor infraestructura en todo México.

Estas oficinas funcionarán en Centros Integradores ubicados en localidades de mayor población para atender -estas 13 mil comunidades, 13 mil centros integradores- se va a atender a 180 mil comunidades del país de menos de dos mil 500 habitantes.

En el sexenio pasado se impuso la mal llamada reforma educativa, que generó un enconado conflicto social y derivó en acciones represivas injustificables. Nuestro gobierno se comprometió a mejorar la calidad de la enseñanza y las condiciones materiales de las escuelas del país, a garantizar el acceso de todos los jóvenes en la educación y a revertir la mal llamada reforma educativa, esa adulteración legislativa.

Tras un intenso proceso de diálogo y reflexión, los centros escolares, el Ejecutivo federal, el Congreso de la Unión y el magisterio nacional de todas las corrientes y tendencias lograron, hemos logrado un amplio acuerdo que llevó a la aprobación de un nuevo marco legal para la enseñanza pública. Lo logramos con diálogo, sin represión, convenciendo, persuadiendo. Nunca más se va a culpar a nuestras maestras, a nuestros maestros como se hizo del problema educativo.

Todos juntos, alumnos, madres, padres de familia, maestras, maestros y autoridades vamos a mejorar la calidad de la enseñanza y va a mejorar la educación en nuestro país.

Con el nuevo ciclo 2019-2020 comenzó el programa La Escuela es Nuestra, el cual destina recursos para la construcción, reparación y mantenimiento de las escuelas públicas, Y estos recursos, y esa es la novedad, se van a entregar de manera directa a los comités escolares de administración participativa, a las sociedades de padres de familia, de alumnos y de maestros.

Cada escuela recibirá su presupuesto anual de manera directa, va a llegar un cheque, una orden de pago de la Tesorería de la Federación hasta la escuela; ya no va a pasar por instancias del gobierno federal, estatal.

Los padres de familia se están organizando, están haciendo asambleas, eligiendo a sus comités. Sólo se les está haciendo una recomendación respetuosa: que en esos comités el tesorero sea una mujer, porque la mujer es más honrada que el hombre; y al que no le guste que se vaya a volar en el avión presidencial, que está en venta allá en California.

Se atenderá en una primera etapa a 103 mil escuelas de las 173 mil que existen en el país.

El monto de recursos por escuela se definió de la siguiente forma: de cinco a 50 alumnos, 150 mil pesos por ciclo escolar; de 51 a 150 alumnos, 200 mil pesos; más de 150 alumnos, 500 mil pesos.

El presupuesto inicial para este programa es de 21 mil millones de pesos y estamos acordando con los gobiernos estatales que aporten la mitad. La mayoría, lo tengo que decir, ha respondido muy bien y el primero en aceptar fue el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa.

Ya inició en todo el país la entrega de estos recursos. Ya se han dispersado recursos en 14 mil escuelas a 14 mil comités y no va a parar, cada mes hasta llegar a la primera etapa las 103 mil escuelas.

Está funcionando la estrategia para el rescate de la memoria histórica y el fomento a la lectura. El Fondo de Cultura Económica ha editado 29 libros de grandes escritores en la colección Vientos del Pueblo, con tirajes de 40 mil ejemplares, llegando a un total de un millón 160 mil ejemplares. Dichos libros se venden a precios accesibles, que van de nueve a 20 pesos. Asimismo, se reimprimieron ocho millones 500 mil ejemplares de la Cartilla moral, de Alfonso Reyes.

Avanzamos en apoyar con recursos a universidades y centros públicos de investigación. Este año el Conacyt ha destinado dos mil 253 millones de pesos a ciencia básica o de frontera. Además, se otorgaron 24 mil 453 becas nuevas a estudiantes de posgrado. Lo voy a repetir porque a veces no se conoce esta información, se otorgaron este año 24 mil 453 becas nuevas a estudiantes de posgrado.

Las Universidades para el Bienestar Benito Juárez iniciaron sus actividades en marzo de este año con 100 planteles ubicados casi todos en las zonas más pobres y marginadas del país. En estas universidades en conjunto se atiende a 39 mil 600 estudiantes de zonas marginadas, quienes recibe además becas de dos mil 400 pesos mensuales. En estas universidades, asimismo, laboran 815 académicos y trabajadores administrativos.

En enero próximo iniciará su funcionamiento la Universidad de la Salud para la formación de médicos y enfermeras, promovida esta universidad por el Gobierno de la Ciudad de México.

Aquí quiero compartir con ustedes este asunto. Con el afán de privatizar la educación utilizaban el pretexto de que los jóvenes que querían ingresar a las universidades no pasaban el examen y se les rechazaba.

¿Qué sucedió?

Se fue dejando sin apoyo a las escuelas, a las facultades, a las universidades, en este caso a escuelas y universidades de medicina, escuelas y facultades de medicina. Y ahora, por esa política absurda e irresponsable, tenemos menos médicos y menos especialistas de los que necesita el país.

Por eso, con urgencia se van a abrir espacios para que todos los que quieran estudiar en el nivel superior lo puedan lograr. Cien por ciento de acceso a la educación superior, cero rechazos.

Por eso agradezco mucho al Gobierno de la Ciudad el que tome esta iniciativa de crear aquí en la capital esta universidad destinada básicamente a formar a médicos y a enfermeras.

La apertura al pueblo de lo que era la Residencia Oficial de Los Pinos ha permitido que dos millones 800 mil personas visiten esta antigua mansión presidencial.

Y ya se está elaborando el proyecto, en coordinación con el Gobierno de la Ciudad, para convertir el Bosque de Chapultepec y los terrenos donde encontraba la fábrica de armas del Ejército en un espacio artístico y ecológico de 800 hectáreas, que pronto, muy pronto, será uno de los sitios culturales más importantes del mundo.

Hemos creado el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar. Pero antes les pregunto: ¿les está afectando el sol? Ya voy a terminar. Hemos creado el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, que ha empezado a resolver cuatro demandas básicas:

Abasto de todos los medicamentos en unidades médicas y centros de salud ubicados en comunidades más remotas del país, así como en todos los hospitales.

La asignación de médicos, enfermeras y paramédicos en todas las poblaciones.

La rehabilitación y ampliación de la infraestructura de salud, incluido el mejoramiento de equipos médicos.

Y la basificación en el sexenio de más de 80 mil trabajadores que llevan mucho tiempo laborando como eventuales y por honorarios.

El presupuesto para salud se incrementará desde enero del próximo año, desde el mes próximo, en 40 mil millones de pesos para garantizar lo más pronto posible medicamentos, análisis clínicos, atención médica y hospitalaria gratuita y de calidad a todos los habitantes de México.

Se va a garantizar lo que establece el artículo 4º constitucional desde hace 25 años, pero desde entonces es letra muerta: el derecho del pueblo a la salud.

Se inició ya una campaña informativa nacional sobre las adicciones, enfocada básicamente a los jóvenes para orientar sobre el tremendo daño que causan las drogas. Me van a ayudar todos en esta campaña, porque nada más se difunde, se conoce lo frívolo, las series.

Desde luego que siempre van a tener libertad los medios, los productores de esas series de televisión, pero ¿qué se refleja? Que es como un paraíso el participar en esas actividades ilícitas: mansiones, carros de lujo, poder, muchachas, muchachos guapos, ropa de marca.

Sí, puede ser que eso suceda, pero también hay otra realidad que tenemos que mostrar en los medios de comunicación y que todos ayudemos. La realidad de que, con esas drogas químicas, con el ‘cristal’, con el fentanilo el que se atreve a consumir esos productos, esas drogas, puede morir en un año. Y eso es tristeza, es dolor, es sufrimiento para los jóvenes, para sus familias.

Ese no es el camino para conseguir la felicidad. La verdadera felicidad, como lo hemos dicho muchas veces desde el Zócalo, corazón político, social, cultural de México, la verdadera felicidad es estar bien con uno mismo, estar bien con nuestra consciencia y estar bien con el prójimo. Esa es la verdadera felicidad.

¿Me van a ayudar a la campaña?

Porque si reducimos, bajamos el consumo de droga, vamos a poder resolver el grave problema de la inseguridad y de la violencia; si no atendemos el consumo, va a ser más complicado. Por eso, todos a ayudar. Felicidad, vida sana, sí; drogas, no.

Precisamente por eso se impulsan las prácticas deportivas, el deporte para la salud en todas sus modalidades. Aquí nada más destaco que la delegación de atletas que nos representó en los Juegos Panamericanos 2019 en Lima, Perú en julio y agosto logró el mayor número de medallas en competencia fuera de México.

A los 546 atletas y a sus entrenadores se les otorgaron apoyos económicos por un año, se les entregó apoyo por adelantado para que estén preparados para las olimpiadas de Japón, que vamos a tener buenos resultados. Lo mismo hicimos con los atletas paralímpicos, quienes obtuvieron 55 medallas de oro, un récord histórico.

Los recursos que se otorgan a los deportistas y a los pueblos más pobres de México se obtienen de la venta de bienes, muebles e inmuebles incautados a la delincuencia común y a la delincuencia de cuello blanco, y los entrega el recién creado Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado.

El Ejecutivo federal ha emprendido un cambio de paradigma de seguridad. Entre 2006 y 2018 los gobernantes pretendieron resolver la inseguridad y la violencia delictiva mediante acciones de fuerza militar y policial, sin atender el fondo del problema.

El resultado fue catastrófico y esa estrategia dejó un saldo pavoroso de muertos, desaparecidos y lesionados, una crisis de derechos humanos, una descomposición institucional sin precedente y un gravísimo daño al tejido social.

El país padece aún las consecuencias de esa política equivocada. No debe olvidarse, porque a veces hay como amnesia en algunos, no debe olvidarse que el 2 de febrero de 2007 Felipe Calderón, para tratar de legitimarse luego del fraude electoral, ordenó desde Apatzingán, Michoacán, la participación de las Fuerzas Armadas en lo que denominó ‘guerra contra el narcotráfico’.

Esta irresponsable decisión condujo a soldados y marinos a una lucha frontal contra la delincuencia organizada bajo la consigna de limpiar como fuera, con ajusticiamientos, masacres o exterminio. En el alto mando militar se decía en ese entonces se les decía a los oficiales: ‘Ustedes acábenlos y nosotros nos encargamos de los derechos humanos’.

La mejor prueba de este proceder autoritario es que ese sexenio ostenta la mayor letalidad en combate desde la Revolución mexicana. Ese indicador se obtiene del promedio de presuntos delincuentes muertos o rematados en enfrentamientos, comparados con los heridos y detenidos presentados por las fuerzas militares ante la autoridad.

En sólo dos años del gobierno de Calderón, 2011-2012, se registraron mil 898 enfrentamientos en los que murieron dos mil 459 personas, resultaron heridos 231 y fueron detenidos mil 519; o sea, 709 muertos más que el número de heridos y detenidos.

Asimismo, en los tres últimos años del gobierno de Calderón, 2010-2012, los militares y navales fallecidos en enfrentamientos fueron 154 en tres años, un promedio de 51 por año; mientras en 12 meses de nuestro gobierno sólo lamentamos que hayan perdido la vida 15 miembros de las Fuerzas Armadas.

Aunque los datos hablan por sí solos, es obvio que esta absurda y desquiciada estrategia no se repetirá y que nunca más se pondrá en riesgo de manera irresponsable ni la vida ni el prestigio de los integrantes de las Fuerzas Armadas y mucho menos se le utilizará para cometer excesos y ejecutar órdenes ilegales e inhumanas.

La vigencia de la nueva política de seguridad se demostró con claridad ante la crisis de terror, miedo, que se vivió la tarde-noche del jueves 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa, con motivo de la detención de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán Loera.

En esa verdadera prueba de fuego en la que la delincuencia salió a la calle con armas de alto calibre y se vivió un alto riesgo, se prefirió detener el operativo y liberar al implicado para evitar una masacre en la que habrían perdido la vida centenares de personas, la mayoría civiles, gente inocente, según el cálculo que responsablemente hizo en su momento el alto mando de las Fuerzas Armadas.

Podrán decir nuestros adversarios que demostramos debilidad, pero nada vale más que la vida de las personas.

La argumentación de esta nueva estrategia está contenida en el Plan de Desarrollo, pero reitero que entre las acciones principales para conseguir la paz figura la creación de mejores condiciones de vida y de trabajo, a fin de atender las causas que originan la violencia.

¿Cuáles son esas causas?

El desempleo, la pobreza, la marginación, la falta de espacios laborales y la falta de oportunidades para que los jóvenes tengan opciones de trabajo y de estudio. Eso es lo que estamos haciendo.

La nueva estrategia de seguridad pública pasa también por la tolerancia cero ante la tortura y cualquier otra violación a los derechos humanos.

Estamos dedicando tiempo y recursos a la búsqueda de desaparecidos por la violencia. No descansaremos hasta saber el paradero de los jóvenes de Ayotzinapa.

Se brinda protección a 365 periodistas y a 721 personas defensoras de derechos humanos.

Han sido puestos en libertad 47 presos políticos y seguiremos liberando a los que aún están en prisión injustamente con apego a la legalidad aplicable.

Ya inició también, me da gusto informarlo, el rescate de los restos de los 63 mineros que desde 2006 no han podido ser recuperados en la mina de Pasta de Conchos, Coahuila.

El Ejército y la Marina no se han utilizado ni se utilizarán para reprimir al pueblo. El Estado ya no es el principal violador de los derechos humanos.

Quiero agradecer el apoyo de soldados y marinos que han aceptado el desafío de garantizar la seguridad pública con pleno respeto a los derechos humanos y con el uso regulado de la fuerza. La lealtad, de las Fuerzas Armadas de México no está en tela de juicio, no está en duda. Como pueblo uniformado el soldado, el marino, como pueblo uniformado oficiales de la marina, del Ejército están participando de lleno al 100 en la transformación de la patria.

Aquí, a todas, a todos ustedes les pido que les brindemos un fuerte aplauso a las Fuerzas Armadas de México.

Reitero, la disminución de la incidencia delictiva en el país constituye nuestro principal desafío, pero estamos seguros de que vamos a serenar a México con el apoyo del pueblo y con el trabajo coordinado de todo el gobierno, además con perseverancia, profesionalismo, honestidad y sobre todo con acciones guiadas por el principio de que la paz es fruto de la justicia.

El Gobierno de México ofrece cooperación, amistad y respeto a todas las naciones del mundo y particularmente a los países hermanos de América Latina y el Caribe.

Con apego a nuestra ejemplar tradición de ofrecer refugio a perseguidos políticos del mundo, decidimos otorgar asilo humanitario y político al presidente de Bolivia, Evo Morales, y a su vicepresidente, Álvaro García Linera. Evo, también que se escuche bien y que se escuche lejos, Evo no sólo es nuestro hermano que representa con dignidad al pueblo mayoritariamente indígena de Bolivia, Evo fue víctima de un golpe de Estado y desde México para el mundo sostenemos: democracia sí, militarismo no.

La pertenencia de México a la región de Norteamérica junto con Estados Unidos y Canadá es una realidad histórica, cultural, política y económica insoslayable. La relación con Estados Unidos es histórica, compartimos además tres mil 180 kilómetros de frontera. Esta relación está marcada por una historia de invasiones, despojo territorial e intervenciones, pero también por un intenso intercambio económico, cultural y demográfico.

Hay una nueva realidad. Viven, trabajan en Estados Unidos 36 millones de mexicanos, los nacidos aquí que se fueron a buscarse la vida del otro lado de la frontera o sus hijos que también se asumen como mexicanos.

El Ejecutivo federal busca que la relación bilateral con Estados Unidos, con nuestro vecino del norte, se desarrolle con apego al respeto mutuo, la cooperación para el desarrollo y la solución negociada a problemas comunes, entre los cuales los más significativos son, sin duda, los fenómenos migratorios de sur a norte y las expresiones de la delincuencia trasnacional, el tráfico de personas, el trasiego de armas, drogas ilícitas y divisas, dólares.

Nuestro gobierno defiende ahora a los mexicanos en Estados Unidos con pleno respeto a la soberanía de ese país y con todos los instrumentos legales a su alcance. El principal de ellos es la red de consulados, mismos que operan como defensorías de los migrantes en el marco de las convenciones internacionales y con respeto a las leyes estadounidenses para prevenir o remediar las violaciones a los derechos de los mexicanos.

Aquí expresamos de nuevo nuestra condolencia a los familiares de las víctimas del asesinato colectivo en El Paso, Texas. Reiteramos nuestra condena a ese crimen de odio motivado por el racismo y la xenofobia, así como la existencia de que se castigue conforme a derecho al responsable de esta abominable agresión.

Asimismo, agradecemos al presidente Donald Trump, lo digo de manera sincera, como me gusta hablar, llamar a las cosas por su nombre, agradecemos al presidente Donald Trump por su solidaridad expresada en la crisis de violencia en Culiacán y tras los lamentables y dolorosos hechos en los que perdieron la vida tres mujeres y seis niños de las familias mexicoestadounidenses LeBarón y Langford.

Reconocemos que en ambos casos el presidente de Estados Unidos nos ofreció ayuda y respeto, es decir, fue respetuoso y ofreció la ayuda y, al mismo tiempo, respetó nuestro derecho soberano a decidir con independencia y libertad. El Gobierno de México cumplirá con su responsabilidad de hacer justicia. No aceptamos ningún tipo de intervención, somos un país libre y soberano.

En materia de política migratoria hemos articulado un cambio radical con respecto a lo que se hizo en el pasado reciente. Nuestro propósito es ahora que ningún ciudadano mexicano se vea obligado a abandonar su hogar donde nació por pobreza, por marginación o por inseguridad.

El Ejecutivo federal ha buscado involucrar en esta solución a Estados Unidos y a los países hermanos de Centroamérica para participar juntos en la construcción de mecanismos de reactivación económica, bienestar y desarrollo, con el propósito de lograr que todas las personas puedan trabajar, estudiar, tener salud, bienestar, ser felices en donde nacieron. Que la migración sea opcional y no forzada por el hambre o la violencia.

Ahora ya, amigas y amigos, estoy terminando, es el mensaje final.

Amigas y amigos:

Cuando se trata, porque no creo que aplique en todos los casos, pero cuando se trata de buenos dirigentes, como decía José Martí, los años pasan madurando, no envejeciendo. Esto aplica para nuestro invitado especial, Pepe Mujica, expresidente de Uruguay.

Amigas y amigos:

Hace un año en este mismo lugar hice 100 compromisos con el pueblo de México, están en las redes, se pueden consultar, 100 compromisos al pueblo de México. Al día de hoy, puedo decir que hemos cumplido 89 y sólo 11 están pendientes.

Es indudable que estos primeros 12 meses hemos avanzado mucho, pero aún estamos en un proceso de transición, todavía lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no termina de nacer. Eso sí, no estamos jugando, no estamos simulando. Está en marcha una nueva forma de hacer política, un cambio de régimen. Ya no es más de lo mismo, ahora nos guiamos por la honestidad, la democracia y el humanismo.

¿Cuánto tiempo necesitaremos para consolidar la obra de transformación?

Pienso que un año más, es decir, en diciembre, y aquí nos vamos a volver a encontrar, de 2020, ya estarán establecidas las bases para la construcción de una patria nueva. Para entonces, ante cualquier circunstancia, será prácticamente imposible regresar a la época de oprobio que significó el periodo neoliberal o neoporfirista. Estoy seguro de que cuando cumplamos dos años de gobierno los conservadores ya no podrán revertir los cambios.

¿Qué decía Juárez, entre otras cosas, en circunstancias como esta, cuando se estaba llevando a cabo la segunda transformación, la época de la Reforma, momentos mucho más difíciles que los que estamos viviendo?

Decía Juárez: ‘El triunfo de la reacción es moralmente imposible’.

Para no ser tan tajante, tendrían que esforzarse muchísimo y pasar mucha vergüenza para retroceder a los tiempos aciagos de la corrupción, de los contratos leoninos, de la condonación de impuestos, de los fraudes electorales, del abandono a los jóvenes, del racismo, del desprecio a los pobres y del ‘mátalos en caliente’.

Pero lo que más deseo con toda mi alma es que para entonces, en un año más, vivamos en una sociedad mejor, más libre, justa, próspera, democrática, pacífica y, sobre todo, fraterna.

Durante mi larga vida pública y sobre todo en los momentos más difíciles, siempre he tenido un ángel de la guarda que se llama pueblo. Ustedes siempre me han apoyado y me han sacado a flote porque el pueblo es mucha pieza. Al pueblo le debo todo lo que soy, por eso los seguiré escuchando, atendiendo, sirviendo y nunca jamás lo traicionaré.

Gracias por la protección y el apoyo que recibo de ustedes y de mucha, mucha gente.

Yo sólo soy un dirigente. El pueblo es el gran señor, el amo, el soberano, el gobernante, el que verdaderamente manda, gobierna y transforma.

No olvido y siempre recuerdo lo que decía el presidente Benito Juárez con tanta profundidad y sencillez: ‘Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada’.

¡Que viva la Cuarta Transformación!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!