Inicio Nacional Banco de Germoplasma de Oaxaca, donde nacen los árboles

Banco de Germoplasma de Oaxaca, donde nacen los árboles

233
0
Compartir

Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- A 10 años de la puesta en marcha del Banco de Germoplasma de Oaxaca, el uso de tecnología para seleccionar semilla de calidad de árboles de clima templado, tropicales y nativos de la entidad ha contribuido a la reforestación y la preservación de la biodiversidad.

La encargada del banco, Magdalena Coello Castillo, apunta que el órgano dependiente de la Comisión Estatal Forestal (Coesfo) es responsable de colectar semillas, secarlas, separarlas, homogeneizarlas por tamaños, analizarlas con rayos X y pruebas de laboratorio, para garantizar su calidad y conservación del potencial germinativo bajo condiciones controladas de temperatura.

El germoplasma se traslada al separador de gravedad, el cual selecciona por peso las semillas y separa las viables y completas.El abastecimiento de semillas para los 37 viveros de alta tecnología para producción de plantas del gobierno del estado, inicia desde que una brigada especialista en colecta de germoplasma en copas de árboles, lleva a cabo la recolección en las diferentes localidades del estado.

Y explica: Durante los meses de julio y agosto se colectan conos de las especies Pinus caribaea y maximinoi; de noviembre a febrero, se efectúa la colecta en rodales de pinos de las variedades oaxacana, michoacana, greggii, patula, en las sierras Norte y Sur, así como en la Mixteca.

Mientras que durante los meses de febrero a mayo, se recolecta germoplasma de especies tropicales del género Swietenia humilis, S. macrophylla, Tabebuia rosea, T. donnell-smithii, y algunas nativas como Leucaena leucocephala, Ceiba aesculifolia, C. pentandra, Pithecellobium dulce, Dodonaea viscosa y Lysiloma acapulcensis, por mencionar algunas.

“En el banco se realizan pruebas físicas y fisiológicas a la semilla colectada, se determina pureza, número de semillas por kilogramo, contenido de humedad y porcentaje de germinación, se elabora una ficha técnica y se almacenan las semillas en la cámara de refrigeración a temperatura controlada para asegurar la producción de planta, en espera que se realice el requerimiento de semilla de los viveros tecnificados”.

El Banco cuenta con un área de rayos X, en la cual se realizan pruebas de viabilidad a una muestra de las semillas, para detectar inclusive la presencia de alguna plaga.Y agrega que parte de los servicios que el banco ofrece es la vinculación con el sector educativo, para la realización de estadías profesionales y de tesis para jóvenes de diversas universidades de Oaxaca y de otras entidades del país, en las especialidades de agronomía, biología y forestal.

El proceso

Magdalena Coello, maestra en ciencias por el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), unidad Oaxaca, destaca que luego de la colecta del germoplasma por parte de los brigadistas, las semillas son secadas a la sombra.

En el patio del banco se da continuidad al proceso de desecamiento de frutos o conos para la liberación de semillas; mediante cribas manuales o mecanizadas, se procede a la colecta del germoplasma e inicia el proceso mecanizado, único en la entidad.

Para lo que se cuenta con tecnología consistente en un “desalador” o extractor de semilla, máquina que realiza un centrifugado lento y permite extraer impurezas, además de eliminar basuras ligeras, hojas y alas de semillas.

Posteriormente, explica, la semilla se coloca en otra máquina denominada “separador de tamaños”, donde se utilizan cribas (una especie de coladores de diferentes orificios) que permiten seleccionar por tamaños, esto con el fin de homogeneizar los lotes.

Luego se traslada al separador de gravedad, el cual selecciona por peso las semillas, separa las vanas y las que se encuentran partidas que pesan menos, de las que se encuentran viables o completas, refiere.

El banco cuenta con un área de rayos X, en la cual se realizan pruebas de viabilidad a una muestra de las semillas, para detectar inclusive la presencia de alguna plaga.

Tras el proceso de beneficio, se obtiene una calidad de semilla con 99 por ciento de pureza; en el caso del género Pinus, la eficiencia del equipo permite obtener porcentajes de germinación de hasta 90 por ciento.

“Al homogeneizar los lotes procesados, se calcula con mayor certeza el número de semillas por kilogramo para cada especie y de acuerdo con el número de criba aplicado”, explica.

El siguiente paso del Banco de Germoplasma Forestal en Oaxaca consiste en brindar servicios como certificación de semillas, así como conservar especies forestales de interés prioritario para la sociedad oaxaqueña.

fuente: CONACYT