Inicio Internacional Argentinos y chilenos encarán juntos el problema de perros asilvestrados en Tierra...

Argentinos y chilenos encarán juntos el problema de perros asilvestrados en Tierra del Fuego

82
0

USHUAIA (NAP). En la localidad chilena de Primavera, en la isla de Tierra del Fuego, se reunieron técnicos argentinos y chilenos para analizar y generar soluciones al problema de los perros asilvestrados para las explotaciones ganaderas y la población en general, ya que frecuentemente ocurren ataques a personas.

Del lado argentino, el perro asilvestrado fue declarado “especie exótica invasora” mediante la Ley Nº 1146/17 de la Secretaría de Ambiente, Desarrollo Sostenible y Cambio Climático del gobierno de la provincia argentina de Tierra del Fuego. La norma tuvo el fin de “evitar impactos en la salud pública, la biodoversidad, la producción agropecuaria y las actividades recreativas al aire libre”.

Al definirlos como fauna “exótica” no estarían protegidos por la otra norma que declara a la provincia argentina como “no eutanásica” e impide sacrificar animales domésticos. Por esa ley, frente a las protestas de las organizaciones ambientalistas y defensa de los animales, el Gobierno fueguino debió salir a desmentir que se haya autorizado la matanza de animales, ni mucho menos “el extermino” de los perros asilvestrados.

“La ley propone un plan integral de manejo compuesta de planes de chipeo, castración, demarcación, censos y registros de las poblaciones de perros sueltos y asilvestrados y planes de concientización y capacitación de tenencia responsable de perros”, dijo hace unos meses la administración de Rosana Bertone.

Profundizar sobre esas iniciativas fue el tema de la reunión entre los técnicos argentinos y chilenos. La mesa de trabajo se reunirá nuevamente en octubre en la localidad chilena de Porvenir para continuar buscando soluciones a esta problemática que afecta a ambos sectores de la isla de Tierra del Fuego, según informaron portales de noticias de Ushuaia.

Contexto

Se calcula que hay al menos 30.000 perros sueltos y sin dueños en la isla. Los productores ganaderos locales consideran que los números que se manejan son conservadores. Las quejas pasan porque los animales se desplazan en jauría por campos y ciudades, muerden, transmiten enfermedades, matan vacas y ovejas y afectan la actividad turística.

Los ‘asilvestrados’ fueron definidos como los perros que “viven en estado libre sin comida o refugio directamente proporcionado por humanos, no mostrando socialización con el hombre, evitando continuamente el contacto directo humano y con un estilo de vida restringido principalmente a ambientes naturales”.

 (Noticias AgroPecuarias)