Inicio Finanzas Apertura comercial provoca un consumo percapita de 50 kilos de desechos cárnicos...

Apertura comercial provoca un consumo percapita de 50 kilos de desechos cárnicos de animales

44
0
Compartir
Organizaciones campesinas integrantes de la Jornada por la Justicia, la Libertad y el Territorio advirtieron que resultado de los tratados comerciales el campo padece un gran caos ambiental y pobreza así como altos riesgos sanitarios a nivel nacional por contaminación de agua e importación de 6.5 millones de toneladas de desechos cárnicos de animales, anuales, para consumo humano en nuestro país ubicando un consumo per cápita de 50 kilogramos lo que representa pagar 50 mil millones de pesos mientras que de frijol apenas es de 10 kilogramos al año.
En el marco de las actividades de la Jornada con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, especialistas en agronomía, medio ambiente y derecho, hablaron del futuro inmediato del campo con acuerdos comerciales y contexto político nacional donde se detalló que para la importación de desechos animales como las tradicionales alitas, viceras, espinazo, patas, manitas etcétera, y por ello se destinan 50 mil millones de pesos.
Monto, agregaron, que no incluye el costo de la salud pública que estos generan en los índices de obesidad o los riesgos sanitarios por incumplir con las normas respectivas.
En el encuentro realizado por la coordinadora Plan de Ayala – Movimiento Nacional, a través de su vocero, Daniel Zúñiga Maldonado, se estableció también la urgencia de un cambio de política agropecuaria por una de Desarrollo Rural Sustentable basado en la eliminación de la corrupción, en la eliminación de subsidios convertidos en dádivas por recursos que impulsen la productividad así como en programas sociales eficaces para la producción nacional.
Lo anterior debido a que Ernesto Ladrón de Guevara, Secretario Técnico de la Comisión de Desarrollo Rural del Senado de la República, expuso que derivado de los acuerdos comerciales, el consumo de desechos alimentarios traen consigo problemas de salud, una emergencia sanitaria, bajos desempeños educativos, de duplico el número de diabéticos y creció la pobreza.
El también especialista en sociología rural por la Universidad Autónoma Chapingo, expuso que lo que México importa en desechos alimentarios son tripas, vejigas y estómagos; despojos congelados de bovinos y cerdo así como trozos de pollo y pavo además de residuos de la industria alimentaria, soya y mano al igual que leche en polvo y natas.
De tal suerte de que mientras más aumenta el comercio con el extranjero, más aumenta la pobreza alimentaria toda vez que México importa un 9 por ciento de residuos y alimentos para animales, un 7 por ciento en lácteos, huevo y miel; semillas y oleaginosas un 10 por ciento; carnes y despojos comestibles un 19 por ciento y cereales un 23 por ciento, dijo.
Pero, agregó, solo exporta un 28 por ciento de hortalizas, un 25 por ciento de frutas y un 18 por ciento en bebidas alcohólicas y vinagre.
Además la dependencia alimentaria se ubica en un 98 por ciento en arroz, un 95 por ciento en soya, un 55 por ciento en maíz, un 40 por ciento en carne y un 20 por ciento en frijol, aseguró.
Por lo antes citado, los asistentes al Foro Regional en Defensa del Medio Ambiente, convinieron en fortalecer la unidad organizacional para defender la soberanía alimentaria y los recursos naturales.
En este orden de ideas, el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Javier Santibañes, al desarrollar el tema de la crisis de agua potable en la Ciudad de México, consideró que la falta de voluntad política y la corrupción han llevado a que existan poco más de 2 millones de capitalinos sin agua diariamente y los cuales están localizados en la delegación Iztapalapa mientras que las zonas residenciales de la Benito Juárez y otras demarcaciones siempre tienen preferencia.
Comento que en la capital del país, derivado del acelerado proceso de urbanización, el 70 por ciento del agua de lluvia se evapora y solo el 20 por ciento de infiltra aun cuando tenemos 200 días de lluvia con precipitaciones de 111 litros por segundo.
Por lo que se pronunció por la creación de pozos captadores de agua de lluvia en la Ciudad de México para poder recuperar los 9 metros cúbicos que se pierden al año en el acuífero, desde hace 30 años, generando el hundimiento de la CDMX.
En tanto, Alberto Gómez, representante de Vía Campesina, en este Foro, habló de la importancia de la sociedad rural y la conservación del medio ambiente.
Finalmente, el especialista en derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, Raymundo Espinoza Hernández, expuso los cambios constitucionales impuestos por el Gobierno Federal para legalizar violaciones a diversos derechos humanos en la Reforma Energética.
fuente: CODICS