Inicio Internacional Afrodita, la vaca “in vitro” del INTA Rafaela, fue Mamá: la ternera...

Afrodita, la vaca “in vitro” del INTA Rafaela, fue Mamá: la ternera se llama Hope

188
0
Compartir

Argentina. Hace dos años, los especialistas del INTA Rafaela en Santa Fe dieron un paso importante para mejorar el acceso a la genética de punta: nació Afrodita, la primera ternera Holando que se gestó con fertilización in vitro (FIV) en la estación experimental, que es un centro de referencia de la lechería argentina.

Ahora, esta historia tiene una nueva protagonista: el lunes nació Hope (Esperanza en inglés), la primera ternera de Afrodita. Llegó por parto natural y en uno de los tambos modelo que tiene el INTA en Rafaela. En la foto que envió el INTA, se la puede ver en uno de los potreros junto a su famosa Mamá. La fecha del parto coincidió con el Día de los Trabajadores del INTA.

De grano a leche

Lo que están intentando hacer con Afrodita y ahora Hope es bajar los costos de esta tecnología, que en la Argentina suelen utilizar las cabañas y los megatambos pero no tantos productores de pequeña y mediana escala. En cambio, en Estados Unidos, Canadá y Europa, el uso es masivo, junto con el semen sexado para que nazcan solo terneras.

Afrodita nació en septiembre de 2016, también en el INTA Rafaela.

Afrodita nació en septiembre de 2016, también en el INTA Rafaela.

Lo que permite la tecnología “in vitro” es reproducir con mayor velocidad los genes de las mejores vacas lecheras del mundo, de las que se pueden sacar óvulos todas las semanas para luego convertirlos en embriones en un laboratorio. Luego se transfieren a las vacas, que incluso pueden ser animales de inferior calidad, y se acelera la reproducción de las líneas genéticas que un productor quiere jerarquizar en su rodeo.

Buenos Aires: flexibilizan vencimientos para el sector lechero

Así, se pueden priorizar los genes de los animales que producen más leche -y de mejor calidad-, las que se enferman menos y tienen una mayor longevidad, entre otras características.

No es una mala idea. Cuando logre expandirse en la Argentina puede ser una herramienta estratégica para mejorar la competitividad de los tamberos -y bajar sus costos- en un negocio en el que las tensiones por los precios y el margen de rentabilidad son constantes.

clarin.com